Opción Obrera es la sección venezolana de la CRCI (Coordinadora por la Refundación de la IV Internacional)

Propulsamos el desarrollo de una política proletaria al seno de los trabajadores tras su independencia de clase y una organización de lucha para su liberación de la explotación e instaurar El Gobierno de los Trabajadores, primer paso hacia el socialismo.

Ante la bancarrota capitalista mundial nuestra propuesta es que:


¡¡LOS CAPITALISTAS DEBEN PAGAR LA CRISIS!
¡LOS TRABAJADORES DEBEN TOMAR EL PODER!



Comunícate con nosotros por los siguientes buzones de correo:

info@opcionobrera.org
opcionobrera@yahoo.com
opcionobrera@hotmail.com





miércoles, 2 de enero de 2019

2018: año del resurgimiento de la tercera ola de la revolución mundial


2018: año del resurgimiento de la tercera ola de la revolución mundial
por Sungur Savran 01 01 2019



2018 fue un año de inflexión.
¿Un rayo de la nada?

Es curioso que el levantamiento de los gilets jaunes se discute casi exclusivamente dentro del contexto francés. Por supuesto, las consecuencias en otros países se mencionan de vez en cuando, Bélgica, Holanda, Alemania, Líbano y, lo que es más importante, Túnez, donde los chalecos han cambiado su color a rojo. En Turquía, los “chalecos amarillos” son muy populares dentro de la clase trabajadora y son una verdadera fuente de temor en los círculos gubernamentales.

Pero lo que es sorprendente es esto: una gran mayoría de los izquierdistas de todo el mundo están muy impresionados por este movimiento peculiar, pero no se detienen para plantearse la pregunta "¿por qué ahora?" Sabiendo muy bien que la mayoría de los izquierdistas han estado en las garras de La desesperación con respecto al futuro del mundo desde el colapso de los estados obreros a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado, esto es sorprendente como mínimo. ¿Cómo es que la revolución está repentinamente en el aire una vez más, su espíritu y su melodía, si no es su materia todavía? Nadie, a nuestro entender, está tratando de responder esa pregunta.

La respuesta no se puede encontrar solo en Francia, es decir, su propia situación interna. En el primer artículo, que fue más ceñido a Francia, señalamos que ese país ha estado en la efervescencia desde la primavera de 2016. Así que esa es una respuesta con respecto a las raíces de este impresionante movimiento de gilets jaunes. Pero eso no es todo. La situación francesa está ligada orgánicamente a la situación internacional. Francia no está sola experimentando una insurgencia en 2018. Lejos de eso.

12 insurgencias en 12 meses

2018 fue un año de inflexión. El año comenzó con revueltas populares en dos países de mayoría musulmana: Irán y Túnez. Las masas iraníes volverían a cometer el delito en junio. (Para Irán, vea la discusión de dos de nuestros compañeros iraníes en
así como la apelación al pueblo iraní por nuestra corriente internacional:
De hecho, Irán estuvo en efervescencia durante todo el año, con huelgas de fábricas, acciones de conductores de camiones, luchas de maestros, etc., pisándonos los talones. Túnez, por otro lado, nunca se ha calmado realmente desde la revolución 2010-2011, con el interior del país, afectado por un desempleo juvenil extremadamente alto y una pobreza generalizada, manteniendo viva la llama de la rebelión. (Para Túnez, consulte la evaluación de nuestros compañeros franceses de la Revolución de la Ouvrière del Renacimiento: 

Rumania siguió su ejemplo. (Vea la discusión de un intelectual marxista rumano en nuestro sitio web:

http://redmed.org/article/romanian-protests-january-2018-and-what-do-we-learn-no-only-thly .) Impresionantes multitudes se reunieron durante días y días en plazas para protestar contra la corrupción y la agitación económica, desafortunadamente envenenada por el liberalismo de la UE. Saldrían de nuevo a su debido tiempo. En una Eslovaquia no muy lejana, decenas de miles de personas salieron a la calle en cerca de 50 pueblos y ciudades, algunos de ellos durante un mes completo, desde principios de marzo hasta principios de abril, en protesta por el asesinato de un periodista de investigación, Jan Kuciak. y su prometida, investigando la corrupción y el crimen organizado. Estas poderosas protestas derrocaron al gobierno.

Fue el turno de Armenia en mayo, donde decenas de miles se quedaron en la plaza principal de Ereván cerca de un mes. Allí, la cuestión inmediata fue una revuelta contra las ambiciones putinescas del hombre fuerte de Armenia, Serzh Sargsyan, desafiado por un forastero del establecimiento, Nikol Pashinian, quien ahora se encuentra cómodamente en el poder, después de haber derrotado a sus rivales en las recientes elecciones. Sin embargo, el trasfondo de todo esto fue la extrema pobreza en que se arrojó al pueblo armenio tras la restauración del capitalismo en la antigua Unión Soviética (consulte nuestro artículo aquí: 

Jordania salió en julio. Durante más de una semana, la plaza mayor de Amman estuvo ocupada por multitudes. La revuelta fue provocada por el aumento de los precios del combustible y una ley impositiva planificada que habría perjudicado gravemente los estándares de vida de los trabajadores y las trabajadoras. Esta rebelión, sin precedentes en los anales del país, obtuvo todas sus demandas importantes y además derribó al gobierno de Hani Mulki (vea nuestro artículo sobre Jordania aquí:
Los jordanos tuvieron que salir nuevamente en diciembre porque el nuevo gobierno no cumplió sus promesas.

Irak también estalló en julio. Fue la provincia de Basora, rica en petróleo, la que abrió el camino. La revuelta popular se extendió luego a otras regiones de mayoría chiíta del país. Siendo los chiítas el grupo etnorreligioso dominante en Irak desde la destitución y el asesinato de Saddam Hussein por parte del imperialismo estadounidense, no hubo cuestiones sectarias (chiítas o sunitas) ni étnicas (árabes vs. kurdas), sino simplemente cuestiones socioeconómicas como agua dulce, electricidad, desempleo y miseria general (consulte nuestro artículo aquí: 

América Latina no puede mantenerse fuera de las oleadas de insurgencia y levantamiento. Después de los días emocionantes de fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000 (Ecuador en 2000, Venezuela en 2002, Bolivia en 2003 y nuevamente en 2005), el continente se había calmado momentáneamente por los gobiernos de izquierda de cualquiera de los "bolivarianos" en los diferentes  países) o matices post-leninistas (Lula y los liberales de izquierda). 2018 fue un año de inflexión allí también. Nicaragua explotó en abril y el malestar social continuó al menos hasta septiembre, con cientos de víctimas entre los insurgentes. El actual presidente y ex líder sandinista Daniel Ortega y su esposa y diputada Rosario Murillo pretenden estar todavía en la izquierda, lo cual es una mentira descarada. El malestar estalló precisamente porque Ortega, a instancias de sus mecenas imperialistas, recortó el sistema de seguridad social, aumentando los impuestos y recortando los beneficios para "recortar costos". Así que esta fue claramente una respuesta de clase que no puede ocultar ninguna retórica sobre su pasado sandinista o su lealtad bolivariana en este momento.

Haití, por otro lado, se acrecentó en julio (y luego nuevamente en diciembre), inmediatamente debido al aumento de los precios de la gasolina y el queroseno, pero más fundamentalmente porque la situación social es insoportable en ese país, con extrema pobreza, miseria y carencia. de empleos (vea el artículo de nuestros compañeros argentinos en este sitio web 

Diciembre vio el regreso de la rebelión popular al mundo árabe, esta vez en su extremo más meridional en el país africano Sudán. Los eventos comenzaron en la provincia de Atbara, conocida por su tradición de resistencia anticolonial y fuerte organización sindical, y luego se trasladaron a la capital, Jartum y otras 15 ciudades, y continúan a partir de la redacción de estas líneas. El objeto de desacato fue nuevamente la imposición por parte del FMI del levantamiento de los subsidios para el trigo y la gasolina. (Ver, en turco, 

También en diciembre, uno de los países de Europa donde menos se esperaría que estallaran las luchas de masas, se unió a la refriega. Ubicada entre Rumania y Eslovaquia, Hungría estaba bien situada para ser infectada por el virus de la revuelta geográficamente, pero totalmente impropio desde el punto de vista político. Este país ha estado bajo el yugo de su despótico presidente Viktor Orban durante algún tiempo y las recientes elecciones le han dado a este casi dictador más del 50 % del voto popular y casi dos tercios de los escaños parlamentarios. Así que fue una sorpresa ver a decenas de miles de personas, con la clase trabajadora como vanguardia, salir a la calle, muchas veces, en dos semanas en Budapest y en varias ciudades importantes. El objeto de desacato fue la nueva ley que extiende las horas de trabajo, cientos de horas al año e impone medidas adicionales de trabajo precario. Esta nueva legislación es llamada, con razón, la "ley de esclavitud" por las masas. El movimiento parece haberse aminorado con la Navidad y la firma de la ley por Orban. Tendremos que esperar y ver qué tipo de procesos elementales comenzarán estas dos semanas dentro de las filas de la clase trabajadora. Que se señale que, entre los 12 países evocados en este artículo, Hungría es el único donde lo que se ha experimentado no puede llamarse insurgencia. Pero solo las personas que viven en un país como Turquía (nuestro caso) pueden comprender el significado de decenas de miles de personas que salen a la calle durante días y días en un país como Hungría. Es por eso que lo hemos añadido en nuestra lista. El movimiento parece haberse aminorado con la Navidad y la firma de la ley por Orban. Tendremos que esperar y ver qué tipo de procesos elementales comenzarán estas dos semanas dentro de las filas de la clase trabajadora. 
¿Necesitamos, finalmente, mencionar a Francia una vez más?

Resurgimiento de la tercera ola de la revolución mundial.

2018, así, fue un año de inflexión. La inflexión apunta a un cambio en la presión atmosférica que provoca malestar social, rebelión popular, insurrección y, muy probablemente, cuando las condiciones están maduras, la revolución. Esta ola de insurgencias observada en 2018 en todo el mundo es, en nuestra opinión, la continuación de una ola revolucionaria que comenzó con las revoluciones árabes, en particular las de Túnez y Egipto, que dominaron la escena entre 2011 y 2013. Estas fueron acompañadas por rebeliones populares (el "Movimiento de las plazas") en otros países del Mediterráneo, primero en España y Grecia en 2011 y luego en Turquía en 2013 (el llamado "levantamiento de Gezi"). El Mediterráneo se convirtió en la nueva cuenca de la revolución mundial, como dice la leyenda que se encuentra en la parte superior de este sitio web en tantos idiomas. (RedMed, abreviatura de Red Mediterranean, en sí misma es el producto de esta ola revolucionaria. La ola no se limitó a la región del Mediterráneo o su interior (muchos países de los Balcanes experimentaron temblores en este período, lo más importante es la revuelta en Bosnia-Herzegovina en 2014, una insurgencia que reunió a trabajadores de todas las etnias desgarradas por los nacionalismos chovinistas). Desde el movimiento Occupy Wall Street hasta la erupción brasileña de 2013, muchos países distantes se convirtieron en parte de este vórtice.

Las tres olas de la revolución mundial.

Esta fue la tercera ola de la revolución mundial bajo el modo de producción capitalista, la tercera ola desde el inicio de la era de las revoluciones comunistas proletarias. La revolución mundial no es únicamente una abstracción basada en el análisis marxista de la integración de la economía mundial bajo el capitalismo. Ese análisis es totalmente correcto, por supuesto. Pero la revolución mundial es también una realidad viva concreta. La primera ola de la revolución mundial fue desencadenada por la mayor revolución proletaria hasta la fecha, la revolución de octubre de 1917. En sus pisadas estalló la revolución alemana (que luego se convertiría en la bávara), la húngara, el consigli di fabbrica.de Turín en Italia, el Clydeside Rojo de Escocia y la guerra civil de Finlandia. Esa ola se convirtió luego en las revoluciones anticoloniales de Medio Oriente, un vórtice que atrajo, durante varios años, a Egipto, Irak, Turquía, Siria y Palestina, por no mencionar las luchas militares antiimperialistas en Irán y Afganistán. Luego saltó a China (1925-27) y otros países asiáticos. La revolución en España fue posiblemente el canto del cisne de esta primera ola de la revolución mundial. (La experiencia latinoamericana de la década de 1930 también debe incluirse en este panorama general.)

La segunda ola llegó con la lucha contra el fascismo en Europa y contra el militarismo japonés en Asia, no menos cruel, durante la Segunda Guerra Mundial. La fiebre revolucionaria se apoderó de los países mediterráneos de Europa, extendiéndose desde Francia hasta Grecia. En la mayoría de los países, el poder no se tomó simplemente debido a la componenda de la dirección estalinista de la Unión Soviética con las potencias imperialistas y la servidumbre de la dirección de los partidos comunistas de Europa a la burocracia soviética. En Asia, los partidos comunistas eran menos serviles y tomaron el poder sucesivamente en Vietnam del Norte, China y Corea (más tarde Corea del Norte). Nos abstenemos de entrar en una discusión de otros países (como el caso de Indonesia y la India, temas que deben analizarse mucho más seriamente que antes).

Las revoluciones tunecina y egipcia fueron el presagio de la tercera ola de la revolución mundial. (No entraremos en la pregunta de por qué, a pesar del resurgimiento internacional de las luchas a nivel internacional y las experiencias muy reales de la revolución, por ejemplo en Portugal, no consideramos el período de 1968 como otro período más de la revolución mundial, nos alejamos demasiado del objeto de este artículo.)

El momento parlamentario

Con la derrota sufrida por la revolución egipcia a manos del general Mohammed al Sisi en 2013, la primera fase de esta ola revolucionaria se cerró abruptamente. Esta derrota eliminó la esperanza de una victoria rápida a través de la revolución para las masas de todo el mundo. Pero no eliminó, y no pudo, eliminar las fuerzas elementales que empujaron a la clase obrera y las masas hacia una lucha de clases más aguda por la supervivencia frente al asalto de la clase capitalista internacional en las condiciones de depresión económica que se había apoderado de todo el mundo. mundo. Así, el impulso por la supervivencia comenzó a buscar otros canales. Esto desencadenó el momento parlamentario de la tercera ola de la revolución mundial, en algunos de los países donde ese tipo de lucha parlamentaria podría ser posible.

Fenómenos tan dispares como el espectacular éxito de Bernie Sanders en las primarias de EE. UU., El ascenso de Jeremy Corbyn a la dirección del Partido Laborista en el Reino Unido y su éxito en las elecciones posteriores, el ascenso al poder (y la posterior traición) de Syriza en Grecia, la formación y el éxito temprano de Podemos en España, el mayor aumento de la Izquierda en Portugal (e incluso, hasta cierto punto, el éxito en las elecciones de junio de 2015 del HDP, el Partido de la Democracia Popular, en Turquía) dan fe de esta búsqueda. por una manera más gradual y gradual de lucha contra el gobierno del capital, por las masas. Entonces, como contrapunto al aumento del protofascismo de las elecciones europeas de 2014 en adelante, las fuerzas parlamentarias a la izquierda de la versión clásica de la democracia social también mostraron una clara tendencia a crecer.

Es obvio que incluso las victorias más incontestadas de estas fuerzas no podrían aportar mucho a la clase obrera y los trabajadores de ningún país. Así que no estamos llamando la atención sobre el "momento parlamentario" como otro tipo de solución a los problemas de las masas. Solo estamos señalando que la voluntad de las masas para luchar no se ha desvanecido junto con el declive del "momento de la insurgencia".
Pero un "momento parlamentario" dentro de una ola revolucionaria es una contradicción viva que no puede sobrevivir mucho tiempo. La inflexión de 2018 nos está sugiriendo que esa contradicción está madurando. El mundo se está volviendo una vez más a la insurgencia.

Algunas conclusiones muy claras.

Para no permitir que aquellos que se desesperan por la revolución intenten cerrar los ojos a los datos empíricos, resumamos muy claramente el balance de 2018 desde el punto de vista de la lucha de clases de las masas trabajadoras.

Hubo al menos doce movimientos de masas, once de ellos casos claros de levantamiento de masas, que indican una voluntad de las masas para luchar usando los métodos revolucionarios clásicos (aunque ninguno de estos movimientos aún puede caracterizarse como revoluciones).
De estos doce movimientos, una mayoría abrumadora (con las claras excepciones de Rumania y Eslovaquia y la posición ambigua de Armenia) surgieron sobre bases estrictamente socioeconómicas, fueron, por lo tanto, ejemplos típicos de la lucha de clases.
Muchos en la lista entraron en lucha incluso como resultado de la misma causa desencadenante: ¡el aumento de los precios del combustible!
La mayoría estaban situados en la misma geografía amplia de la cuenca mediterránea y su interior de los Balcanes y Europa del Este. Esta geografía pasa a ser idéntica a la geografía de la primera fase de la insurgencia de la tercera ola de la revolución mundial (diferentes países, mismas contradicciones generales).
No es cierto que estas insurgencias sean inútiles. Muchos gobiernos fueron derribados en la agitación.

Es difícil no concluir de todo esto que el mundo está entrando lenta pero seguramente en una nueva fase de insurgencias.

Esta es la inflexión observada en 2018.

CONCLUSIÓN FINAL

Es cierto que la tercera ola de la revolución mundial no ha ofrecido un solo ejemplo en el que se consumara la dinámica de una revolución o una rebelión popular. Incluso Túnez, que, por supuesto, logró una democracia formal y burguesa en lugar de una dictadura de un solo hombre que había durado al menos 23 años, si no más, no agotaba las posibilidades que las fuerzas de la revolución, en su mayoría proletarias, tenían en su poder. (Por eso, como se dice, la revolución tunecina es una revolución inacabada). El balance general es aún peor para otros países. De las muchas razones, algunas generales y otras específicas de cada país, la decisiva es la ausencia de partidos proletarios revolucionarios. Así que la lección para extraer del fracaso de la mayoría de estos movimientos no debería ser la desesperación, sino la necesidad de construir partidos revolucionarios con raíces en la clase obrera y la revolución internacional.

Sungur Savran DIP Turquía 
DIP Partido Revolucionario de los Trabajadores 



miércoles, 14 de noviembre de 2018

Comentarios de Opción Obrera a la Conferencia Latinoamericana

Comentarios de Opción Obrera al Informe de apertura de la Conferencia Latinoamericana presentado por el Partido Obrero



La diferencia principal en Venezuela, está entre el nacionalismo ya podrido y el imperialismo, las masas se encuentran a merced de estos dos sectores ante la ausencia de direcciones de la izquierda, su descontento está siendo captado por las direcciones provenientes o representadas por la oposición de derecha. No entender esto es ayudar a empujarlas hacia esas direcciones. 

Esto es lo que lamentablemente, no vemos en el análisis sobre este país.

El PO pareciera que da por desahuciada a Venezuela, a criterio de OO es una postura grave, lo que conduce a una equivocación aun peor para la conferencia latinoamericana de la CRCI, veamos por qué 

Primero, en la editorial del 01 11 2018, “Como luchar contra la derecha”  (01 11 2018 prensa obrera # 1526) Gabriel Solano plantea:

 Venezuela, mientras tanto, se ha transformado en el principal eje de campaña de la derecha en el continente, mostrando hasta dónde ha llegado la descomposición económica y política del chavismo   

El chavismo está descompuesto económica y políticamente por eso la derecha continental lo ataca y apoyan a quienes, dentro del país, están por quitar a Maduro y, ambos, representan los intereses de quienes dominan en toda la América Latina, el imperialismo.

Además, la derecha alega el fracaso del populismo, pero ese populismo todavía existe y resiste, la izquierda aun no es relevante, los trabajadores también sufren el populismo, pero es ineludible que no sean arrastrados por la derecha. Este es el reto, hay que ubicarse en esta situación y ofrecer una alternativa. 

En el documento a presentar en la conferencia, el PO continúa de este modo su análisis sobre Venezuela

el bonapartismo ‘progresivo’ de aquellos gobiernos que se apoyan en las masas para ampliar el marco nacional en disputa con el imperialismo, se convierte en contrarrevolucionario en períodos de crisis, como lo demostraron el segundo gobierno de Perón respecto al primero y Maduro frente a Chávez

Maduro es contrarrevolucionario, asienta PO, ¿está equivocada la derecha continental? Comenzando por el comentado Bolzonaro, seguido de Duque, Macri y del mismo Trump, quieren sacar a Maduro, es como si el segundo gobierno de Perón fuese adversado mutatis mutandis por EEUU, la Unión Europea, y todos los gobiernos de derecha del continente. 

Siguen las imprecisiones  sobre Venezuela  en el documento cuando plantea

La descomposición histórica, política y moral del partido de los Trabajadores de Brasil va a la par del conjunto del llamado bloque bolivariano; es la prueba de que no asistimos a una suerte de accidente político. La colosal emigración de ciudadanos venezolanos es el último capítulo de un régimen de desfalco financiero

El último capítulo como expresión de la crisis es la resistencia que está oponiendo el movimiento obrero venezolano a la imposición de un ukase del ministro del trabajo sobre el desconocimiento de la contratación colectiva y de las tablas salariales u hojas de cálculo derivadas de aquellas. Esto es vital para intervenir y para armar toda una campaña de defensa real y concreta de los trabajadores que todavía no tienen ninguna derrota efectiva y de paso delimitarnos del trotkysmo oportunista que actúa de furgón de cola de la vieja burocracia sindical adeco-copeyana envalentonada por la crisis del chavismo y apoyada por la derecha continental. 

La diferencia entre la descomposición del PT de Brasil y el chavismo, es simple o está a la vista, el chavismo es el mayor fracaso histórico del populismo con base a tener una bonanza del precio de materia prima, nada menos que el petróleo pero su profundidad es de tal magnitud, que se niega a someter ante el avance de la derecha continental. Esto es un rasgo progresista, que difiere de la capitulación del populismo en todas las otras latitudes de América Latina,  todavía el desvarío de distribuir bolsas de comida importada a precios regulados y tener un responsable por calle, significa “voila” una especie de poder popular para distribución de unos kilogramos de carbohidratos, absurdos como este  impiden hasta ahora a un Bolsonaro, aunque este no se descarta más adelante pero he ahí la diferencia y esto es lo más importante a tener en cuenta en este contexto, sobre todo, para armar una organización internacional de los trabajadores con base a la solidaridad a una clase trabajadora diezmada en sus salarios que aun resiste el paquete antiobrero de Maduro.

Por el cumplimiento de la contratación colectiva vigente y las tablas salariales 

Por un salario mínimo vital, igual a la cesta básica 

Por la Nacionalización de la banca y del comercio 
exterior con un auténtico control obrero

Nacionalización con control obrero auténtico de todas las empresas estratégicas 

No al pago de la deuda externa 

Por el levantamiento de las sanciones económicas por parte de EEUU y de la UE

Por un Gobierno de los Trabajadores

Por la Unidad Socialista de América Latina

martes, 13 de noviembre de 2018

Se funda la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela


Se funda la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela 



La intersectorial de trabajadores de Venezuela, si bien agrupa direcciones sindicales, se rebaja y prefiere definirse, según un vocero de ellos, como movimientista. A la convocatoria al Aula Magna de la UCV, el 8 de noviembre del 2018,  atendieron al llamado casi en un 100 % trabajadores del sector público, nada desdeñables por la cantidad e importancia de las empresas Estatales, también asistieron estudiantes de la UCV sin embargo, los trabajadores del sector privado todavía están al margen.

La dirección de esa intersectorial está representada en más de un 90%  por directivos sindicales vinculados a los partidos de la derecha tradicional, en oposición al gobierno, cuyo fin es asumir un gobierno de derecha privatizador y pro imperialista, es decir enemigo de los trabajadores. 

El descontento o la furia de los trabajadores a la política antiobrera del gobierno de imponer una violación a la vigencia de los convenios colectivos es expresada parcialmente por la recién fundada Intersectorial ITV, producto de la ausencia de una alternativa por la izquierda

El 7 de noviembre en la Asociación de Profesores de la UCV, se realizaron 3 mesas de trabajo, divididas en programa, plan de acción y organización, luego culminó en una plenaria para presentar los tres puntos previo a la actividad de impacto mediático  en el Aula Magna. En ese acto se leyó una proclama, que parte correctamente de luchar por el cumplimiento de la contratación colectiva, clamor nacional y unitario de los trabajadores, el cual reivindicamos y apoyamos, pero en la vía de construir un frente de trabajadores autónomo y con independencia de clase, que exprese la vía a un gobierno de los trabajadores

Un punto destacable es la participación de la izquierda, casi toda la que se reclama trotskysta, que vivió por varios años cómodamente del gobierno y luego se excluyó cuando entró la economía y el presupuesto del gobierno en crisis, y como siempre se adapta  a su medio, esta vez convive con la derecha que tiene como objetivo la salida de Maduro o el llamado cambio, pero no para sustituirlo por un gobierno de los trabajadores sino para que gobiernen los partidos de la derecha subordinados al imperialismo. Esta izquierda  no los combate contundentemente, solo hacen ejercicio fraterno, sobre todo con la repodrida burocracia sindical sobreviviente de la CTV  y de algunos viejos aparatos socialcristianos  autofecundados, en alianzas como Fadess o la UASG. 

Oswaldo Ramirez