Opción Obrera es la sección venezolana de la CRCI (Coordinadora por la Refundación de la IV Internacional)

Propulsamos el desarrollo de una política proletaria al seno de los trabajadores tras su independencia de clase y una organización de lucha para su liberación de la explotación e instaurar El Gobierno de los Trabajadores, primer paso hacia el socialismo.

Ante la bancarrota capitalista mundial nuestra propuesta es que:


¡¡LOS CAPITALISTAS DEBEN PAGAR LA CRISIS!
¡LOS TRABAJADORES DEBEN TOMAR EL PODER!



Comunícate con nosotros por los siguientes buzones de correo:

info@opcionobrera.org
opcionobrera@yahoo.com
opcionobrera@hotmail.com





miércoles, 11 de diciembre de 2019

La Revolución Latinoamericana y Venezuela


La Revolución Latinoamericana y Venezuela      



La Revolución Latinoamericana, es un título, cuyo acontecimiento es muy caro a la izquierda, (Quizá quien mejor lo entiende y toma acciones es el gobierno de Trump) ya volveremos con esto.

Venezuela como nación, es uno de esos países parias del mundo, hace escasos días, aplicando el Tratado de Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) fue prohibida la posibilidad, mas que un derecho para 29 representantes del gobierno, de los más altos cargos, incluso Maduro de pisar tierra en los 15 países que conforman este organismo. Mike Pompeo, el líder del TIAR, comentó que una posible invasión a Venezuela estaba descartada por los riesgos que implicaba, ergo disminuyendo estos riesgos, la posibilidad es probable, los malo no es invadir, sino los riesgos para la piel de los gringos, con qué desparpajo habla este desgraciado personaje y esta es la moneda corriente acerca de Venezuela.

Así como el plan cóndor de los años 70, obvio que no es lo mismo, los gobiernos de fachadas democráticas, pero en el fondo gorilas, conformados en el Grupo de Lima, en nombre de la democracia, atentan contra Venezuela, dirigidos por Mike Pompeo, secretario de estado gringo, ex director de la CIA y por Elliot Abrams, designado  para las acciones contra Venezuela, personaje con un largo historial de encargos, de trabajos sucios y criminales de la mano a gobiernos dictatoriales  en América Latina desde los años 80 del siglo pasado.

Es importante señalar que Venezuela constantemente sufre embargos económicos, agresiones, golpes, e intentos de golpes hace varios años, con el apoyo de los organismos antes nombrados y la Unión Europea, por tanto, es considerada actualmente junto a Yemen, Sudan del Sur y Siria, como los mayores desastres sociales del mundo, estos tres países sufren guerras cruentas, y Venezuela por la gestión combinada de su gobierno y de la crisis global capitalista desatada desde el 2007-2008. La cifras lo demuestran: son muchos más de 2 millones de venezolanos desplazados, emigrando hacia otros países producto de la falta de trabajo, la hambruna y la miseria, la hiperinflación lleva más de dos años activa, el salario mínimo es uno de los mas bajos del mundo, están colapsados el transporte, la electricidad, el combustible, el gas, el acceso a las medicinas, materiales para la construcción el acero y el cemento entre otros, paralizada la industria, el PIB en escasos 5 años ha caído más de un 50%.

Vale destacar el potencial energético que representa Venezuela para el mundo, sus cuantiosos recursos, algunos estratégicamente indispensables para otros países, sobre todo el petróleo, (EEUU todavía lo consume, suministrado a través de los rusos, quienes lo compran al país y lo negocian con los gringos), además tiene gas, productos petroquímicos, oro y otros metales, necesarios y requeridos en otras partes del mundo es la razón fundamental de los constantes ataques.

¿Por qué Venezuela?

Desde 1989, el pueblo venezolano se impuso contra las intenciones del FMI y el gobierno de turno, con un costo de más de 3000 personas asesinadas en la insurrección social del 27 y 28 de febrero de ese año conocido como El Caracazo, 10 años después quedan pulverizados mediante elecciones el régimen adeco copeyano impuesto en 1958, tras la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. En 1999, se inicia el gobierno populista de Chávez, imponiendo una estructura cívico-militar, el cual derrota varios intentos de sedición, promovidos por el imperialismo, la oligarquía rancia venezolana y un sector militar, lo cual lo obliga a una depuración de las FFAA, resultando como lección un ejército no alineado a los propósitos del pentágono norteamericano.

Por otro lado, se crea una milicia, con muchos defectos, pero entrenada y sin duda popular, ahora subordinada a Maduro y a los altos cargos del ejército, desde el año 2000 se ayuda a Cuba todavía revolucionaria, quien presta asistencia en educación y salud, sobre todo, pero es el otro país agredido permanente por los EEUU, quien aun resiste y se mantiene, también con todas las anomalías el gobierno colabora con la guerrilla colombiana.  Vale destacar también, que Venezuela no participó en la invasión junto a los ejércitos de países latinoamericanos a Haití, mediante la Minustah. Otro elemento de avance histórico fue el desplazamiento de las históricas burocracias sindicales, gansteriles de AD y COPEI, sin embargo, hay que denunciar que el gobierno de Maduro fomenta una nueva burocracia sindical con elementos corporativos, como representantes de los trabajadores y a su vez funcionarios del gobierno, es decir patronos, apoyados en los cuerpos de seguridad represivos, pero todavía no ha derrotado al movimiento de los trabajadores.

La ultraderecha tradicional lleva varios años con intentos de golpe, preparados y financiados por la derecha norteamericana, con acciones fascistas inclusive con la quema de personas vivas, y muchos otros asesinatos, estos personajes son los que más hacen llamados a  la democracia, derechos humanos, libertades democráticas, todo esto sabemos es solo parte de un plan, pero por el otro lado, la llamada izquierda latinoamericana, al intentar ser neutral en este conflicto, demuestra su ceguera para solidarizarse con el país oprimido, agredido y todavía mucho menos para el proyecto de construcción de una organización internacional de los trabajadores, la IV internacional.  

Sobre el nacionalismo:

 “está(mos) obligado(s) a combinar la lucha por las tareas más elementales de la independencia nacional y la democracia burguesa con la lucha socialista contra el imperialismo mundial” tomado del PROGRAMA DE TRANSICIÓN de la IV Internacional.[1]

El nacionalismo no ha muerto, sigue vivo y tiene múltiples formas de expresión, no es una relación biunívoca, sin embargo, pareciera muchas veces que fuera así, y eso confunde, el peronismo es un ejemplo de esta expresión, aunque su etapa progresista se agotó no significa que no siga existiendo el nacionalismo, cabe destacar, las organizaciones, estudiantiles de desocupados o piqueteros, incluso asociaciones gremiales y sindicatos todavía tributan a ese “cadáver insepulto” demuestra que esta consideración es imprecisa, y no ayuda, todo lo contrario, impide superar o agotar esa experiencia, que todavía existe y pesa, no robusta como antes pero viva, esas son las condiciones reales de la lucha de clases, no se puede ser despreciativo y aislarse de esa lucha doméstica, para  derrotar sus limitaciones y que sus bases comprendan nuestras propuestas transicionales.

La tarea central es que las masas sobrepasen al nacionalismo, quitarles su dirección, esa es la principal contradicción, y con esto no estamos diciendo que apartamos la lucha por el socialismo, en la época de decadencia y de crisis capitalista global, esas dos formas de lucha están muy entrelazadas, pero no podemos saltar etapas, a riesgo de aislarnos, por mucho avance que tengamos como organización política de los explotados, no podemos menospreciar al nacionalismo, no es un cadáver, es un error recurrente, nefasto que puede degenerar y ser trágico.

Por otra parte, necesario entender que la revolución es latinoamericana, este escenario si lo tienen claro nuestros enemigos, la contrarrevolución latinoamericana, representada en el Grupo de Lima, como mecanismo ad hoc contra la nación Venezuela, (el eslabón más frágil de la cadena imperialista) en coordinación con la OEA, con la Unión Europea y directamente con el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, representante del gobierno de Trump.

 El imperialismo tiene una estrategia para América Latina, todos sus gobiernos y sus ejércitos no están enfrentados, más bien están subordinados a ellos, en diferentes grados, al pentágono, la CIA, resucitaron al TIAR, Venezuela es la diferencia porque no se encuentra alineada con su política, representa la “piedra de tranca” para realizar su política de conjunto, esta agresión es en común contra Cuba y hasta cierto punto contra Nicaragua.

En  América Latina, la crisis del capital se entremezcla con el fracaso del nacionalismo burgués, con diferentes grados en la totalidad de los países que lo conforman, entonces queda claro que no son sucesos regionales, sino la expresión de la globalización de la crisis capitalista en nuestro subcontinente, ahora bien, EEUU asume su prioridad, porque sufre la principal consecuencia de la crisis, de protegerse a costa de nosotros los países proveedores de materia prima, de allí su ofensiva sistemática, como el ataque mediante aranceles a Brasil y Argentina por el aluminio y el acero.

Opción Obrera y la IV Internacional

Todo análisis político se debe enlazar con la perspectiva de los trabajadores y su vanguardia, a nivel que se encuentre, sino se entiende eso, no se presta servicio al objetivo de construir el partido internacional del proletariado, su sección latinoamericana.

¿Como se construye la IV internacional, esperando que nazca la organización idónea, solo así? De resto no sirve y no se toma en cuenta nuestra lucha, nos referimos no exclusivamente a Opción Obrera. El chavismo, ahora dirigido por Maduro y los suyos, con toda su debilidad, todavía moviliza, lo siguen y lo votan, ¿no tiene vigencia? De ser negativa la respuesta, va contra el devenir dialéctico, es decir ¿de dónde viene?, inclusive dentro del marco latinoamericano, más allá de nuestras fronteras, pregúntenle a Trump. Los que dicen ¡Fuera Maduro! ¿Pretenden con esto derrotar al imperialismo? No se puede ser neutral entre los dos campos burgueses en lucha, el programa nacional debe ser superado por las masas en su lucha, por supuesto la vanguardia proletaria dirigiendo, en la cual nosotros debemos estar, no nos quedemos esperando un milagro.

José Capitán
Eva Lopéz



[1] parágrafo “Los países atrasados y el programa de reivindicaciones transitorias”

martes, 19 de noviembre de 2019

Comentarios de Opción Obrera sobre la CRCI y PO Tendencia


Comentarios de Opción Obrera sobre la CRCI y PO Tendencia


La crisis abierta en  PO, desde mayo de este año, a raíz de un artículo-balance de los resultados electorales en Córdoba, por parte de Jorge Altamira, no fue empleando una frase de Savas, una tempestad en una taza de té, simplemente fue la gota que desbordó el vaso, pero lo verdaderamente sorprendente, fue que nadie por escrito lo previó, advirtió o siquiera dio atisbos de que algo por mas tapado que estaba, era una hecatombe que estaba por explotar en el partido trotskista que quizás esta vez sí valga puntualizar por su trayectoria, su organización, alcance, participación pública en la calle y en los medios, movilización, análisis y publicaciones, influencia doctrinaria y los más importante su lucha, resumiéndola en el respeto que imponía en Argentina y en otras latitudes, sería el núcleo más importante del marxismo en el mundo.

Toda esta larga enunciación, tiene su trascendencia y contradicción en tanto, como dice Savas Matsas, estaba ocultado por todos los que dirigían el PO, hasta esa fecha de mayo de 2019. Ya este impase, confirma la sorpresa, debilidad y falta de preparación ante los hechos que se suscitaron.

El artículo de Altamira que originó el destape, demuestra que no había nada publicado que advirtiera los hechos posteriores a la explosión del PO, expuestos mediante un rayo en un cielo aparentemente sereno en mayo pasado y expresados en la descomposición de la dirección (CC) del PO, como el desbarranque en la modificación legal del registro del partido y el exabrupto en la expulsión de cientos de compañeros. Esto no significa que no hubiese decenas de escritos polémicos intercambiando con el desarrollo y la desviación en la conducción del PO, pero nada respecto a tener conciencia de la situación, los árboles impedían ver el bosque.  

El PO, es un partido integrante de una propuesta internacionalista, relacionada con la refundación de la IV internacional, inclusive soportado con un programa. Ahora bien, la debilidad, de cualquier nivel en alguna organización perteneciente o cercana al CRCI, no se le daba la importancia necesaria, ahora la crisis del PO, refleja directamente el principal problema en el intento organizacional internacional, esto como no es poca cosa, sino todo lo contrario, para todos los del entorno de la CRCI para quienes le damos la real importancia a una organización internacional revolucionaria.

Para superar esta situación, desde afuera y adentro del PO, nos atrevemos a decirlo, hay que ir descubriendo los escollos que lo generaron e impidieron un real desarrollo, este reconocimiento no garantiza nada, pero es necesario partir de las causas que condujeron a esto, para poder enderezar el rumbo, para avanzar de nuevo, este es un objetivo primordial, es algo dialéctico, el poder de una organización nacional solo es correcto, en la medida que entienda  la importancia de la construcción internacional, así como no puede haber socialismo en un solo país, no se puede hacer la revolución en un solo país. El partido bolchevique no hubiese llegado a serlo, sin su aprendizaje e intercambio real, concreto con la socialdemocracia europea, sin menoscabar a los partidos revolucionarios de otros continentes.

Esto tiene que ser abordado de conjunto, además del PO Tendencia en Argentina, el otro PO el del sacrosanto XXVI congreso, como dirección es un obstáculo en esa vía. 

Lo mejor se convierte en su contrario, la dialéctica materialista no se puede desestimar, sin este método fracasamos, el rasguño se convierte en gangrena, todavía peor aún, para la reconstrucción del partido se pueden reproducir los errores, sino se analizan y se superan, el Partido Obrero sucumbió a las presiones y explotó, pero primero se armó un aparato y se ocultó por parte de todos esta desviación que lo llevó a la debacle.

No podemos verlo sino desde afuera, es obvio, y así continuamos viéndolo, aun cuando ahora se reconoce, que la izquierda es como mínimo latinoamericana y del caribe.

Los análisis (artículos)de los compañeros argentinos sobre lo que sucede más allá de su frontera y los colocan en la sección internacional del PO, no indica en lo más mínimo una relación concreta del PO con alguna organización en el sitio, o país en cuestión, ni siquiera cuando ese análisis es sobre un país donde hay compañeros que conforman la CRCI, y al contrario, cuando se hacen análisis internacionales por parte de esas otras organizaciones, en particular de los griegos y de los turcos -por su relevancia- es perentorio su asimilación por todos los compañeros de toda la CRCI, dicha asimilación no significa exento de críticas.

Hay una ausencia total, en los hechos, de la importancia de la organización por parte del PO, antes y luego como Tendencia, excepto para la Argentina, no se relaciona en cualquier parte del mundo, siquiera de un sector de vanguardia del proletariado, los cuales luchan y se expresan políticamente con su inserción en la lucha de clase de su país, inclusive, donde hay miembros de la CRCI, excepto con  el PT de Uruguay, quizá por la proximidad, otra cosa es cuando la acción y el partido en alguna localidad, no corresponde con los análisis de PO, sobre el respectivo país. En los hechos todas estas descripciones o detalles no se les puede etiquetar diferente al nombre de nacional trotskismo y lo consideramos como una limitante para el desarrollo de la CRCI.

Venezuela sin haber explotado socialmente, llegando a limites inauditos de quiebra de su economía, de su producción, es un tema constante de preocupación y acciones concretas por parte de Trump y su séquito, además de otros gobiernos desde América hasta la lejana Rusia y Korea del Norte, Opción Obrera y su radio de acción y de actividad no es tomado en cuenta en lo absoluto, para poner nuestro ejemplo, hace unos tres meses, la página en Facebook de Política Obrera, publicó, para el debate un artículo nuestro, todavía estamos esperando el debate. Este significado, también implica nuestra visión sobre la crisis de PO y de la CRCI.

Por  último y no menos importante, la clarificación de esta situación, el debate permanente político y  organizativo es necesario y vital, la importancia de la organización internacional, nos referimos a la CRCI inequívocamente, pivotando en los compañeros argentinos, pero con la participación real entre todos, sin duda avanzaremos respondiendo en esta crisis capitalista mundial inmersos en la nueva Gran Depresión Mundial, en el Caos a partir de agosto de 2019, como consecuencia del ocaso del acuerdo de Bretton Woods como le llamó el camarada Savas del EEK griego, un nuevo hito de la crisis global y montarnos a intervenir en la tercera ola de la revolución mundial, a decir del camarada Savran del DIP de Turquía, y como decimos nosotros, desde Opción Obrera, derrotando la lucha encarnizada de Trump contra Venezuela, avanzamos en las luchas de los trabajadores por la revolución mundial. 

José Capitán
Opción Obrera

martes, 15 de octubre de 2019

Lecciones de la lucha en Ecuador


Lecciones de la lucha en Ecuador



Diálogo para tratar de disipar la rebelión popular

Las  masas  (indígenas,  estudiantes,  sindicatos)  en  lucha lograron derogar el decreto 883, se impusieron en contra del plan del FMI y de Lenin Moreno. El gobierno reculó, a pesar de que no aceptó la destitución de los ministros de seguridad y  defensa,  como  se pidió  en  la  reunión  (13-10-19)  de  la Conaie  y el  gobierno,  junto  con  la  ONU  y  la  conferencia episcopal  como  intermediarios.  Quedó  pendiente   libertad inmediata para  los detenidos, castigo a los culpables por los asesinatos y los heridos de los luchadores.

Esto demuestra dos cosas fundamentales

1 Solo con la lucha se puede derrotar, frenar o doblegar al enemigo en el poder, no es con leyes, elecciones, ni con otros que no seamos nosotros mismos. La lucha es por la satisfacción de nuestras necesidades, es decir por la vida misma, para eso hay que organizarse, la Conaie es una expresión de esto. La lucha debe continuar, permitir que sigan gobernando quienes ha hundido al país y reprimido las protestas es continuar la crisis, seguir pagándola con hambre, miseria y muerte para los trabajadores y las comunidades

2 De lo anterior se desprende, que la lucha debe tener un objetivo final, esa es la estrategia para alcanzar plenamente el poder, para desarrollar nuestra vida en bien de nosotros mismos y no en beneficio de otros a costa nuestra. Eso significa no seguir siendo explotados, ni oprimidos, y ese objetivo histórico que está al alcance, es el gobierno de los trabajadores, de los que producimos toda la riqueza.



Tareas Pendientes

Hay que derrotar al FMI, este organismo interviene para socorrer a los patronos en un país con problemas, es decir con crisis económica, y evitar la quiebra del sistema de explotación. La política o intención del FMI, es salvar a los acreedores de la deuda del país insolvente, a través de un préstamo, esta receta para salir de la crisis impone condiciones que son el sacrificio para los trabajadores y las comunidades, a esto le ellos  le llaman ajuste, otros le dicen paquetazo.

El capital mundial está inmerso en una crisis atroz, con muchas contradicciones, con una lucha a muerte entre ellos, a través de guerras y genocidios, tiene a sus encargados, entre esos al FMI para tratar de solventar su atolladero descargando la crisis sobre las naciones subordinadas a ellos, en América Latina hay un hervidero de revueltas populares donde Haití y Ecuador ahora, marcan el camino, en muchas otras partes como Honduras, Colombia, el pueblo insurge también en contra del imperialismo y sus gobiernos lacayos.



La Gran Colombia

Al lado de Ecuador, en Colombia se desarrolla un proceso donde tratan de enjuiciar a Uribe, “No + Uribe”, como sí esto resuelve la crisis capitalista económica del país, esto desvía el principal problema de Colombia, el gobierno de Duque principal ariete de Trump en Suramérica, lo que tampoco significa absolver a Uribe. 

Contra Venezuela, arrecian las sanciones económicas, y presiones de todo tipo, e inventos como lo insinuado por Lenin Moreno y otros “Maduro es promotor del alzamiento de Ecuador”, sin embargo, se busca salir de Maduro, incluso dentro del chavismo. Por otra parte, está de moda el diálogo, donde directamente lleva la batuta el gobierno de Trump, y se proponen elecciones, cumplimiento de la constitución, inversión de capital, etc.

Está visto desde Ecuador, pasando por Colombia, hasta Venezuela, que el impasse económico, el desastre social y político donde la derecha continental liderada por EEUU no tiene como resolver por ahora, es la izquierda la que se pliega a ser funcional a esta derecha y no plantea organizar, ni luchar por un objetivo estratégico, por un gobierno de los trabajadores, para eso se necesita de una plataforma de lucha organizada tras ese objetivo, el poder político autónomo, para imponer nuevas bases económicas, hacia el socialismo, como la única salida. 

Por un Gobierno de los Trabajadores  

Por los Estados Unidos Socialistas de América Latina

José Capitán

lunes, 7 de octubre de 2019

Desde el ocaso del Acuerdo de Bretton Woods hasta el Caos


 Desde el ocaso del Acuerdo de Bretton Woods hasta el Caos

[Publicado en el periódico Nueva Perspectiva, pp 695 y 696, 7 y 21 de septiembre de 2019]
Michael Savvas
EEK Partido Revolucionario de los Trabajadores Grecia


A. El verano del terror

April the cruelest month... Abril el mes más cruel ... El famoso verso de TS Eliot del  Wasteland podría parafrasear nuestros calurosos días de verano de 2019:  Agosto, el mes más cruel... para el capitalismo mundial.

El 12 de agosto, fue el "Lunes Negro", como se llamó al colapso de la Bolsa  de Buenos Aires, el peor de su historia, después de la derrota del presidente derechista Macri en las primarias elecciones (PASO). en Argentina, evento que provocará incendios en todo en todos los mercados bursátiles del mundo. Con Wall Street hundiéndose el 14 de agosto, Rana Foroohar escribió en Financial Times:

"La volatilidad de la semana pasada aparentemente fue provocada por la transformación de la guerra comercial entre EE UU y China en una guerra monetaria abierta. Pero se debe en gran medida a la incapacidad del Banco de la Reserva Federal [de EE. UU.] de convencernos de que el recorte de tasas de interés de julio fue simplemente una "precaución" contra una recesión futura. Como lo muestran ahora varios indicadores, desde la reducción de las previsiones de mercado por parte de las gerencias de ventas  en los EE. UU., España, Italia, Francia y Alemania hasta el aumento de las bancarrotas corporativas y el aumento de los despidos en los EE. UU. La recesión mundial está por empezar".

Inmediatamente después, la columnista con sede en Londres, cita a Lindahl Ulf, director ejecutivo de la firma de investigación monetaria AG Bisset Associates, diciendo que nos encontramos en un "verano de terror" y la crisis del mercado de valores “durará una década”  (FinancialTimes, 19/8/19 )

El terror nace del hecho de que la economía mundial se enfrenta a una "desaceleración económica global sincronizada"(synchronized global slowdown), como se ve obligado a reconocer el FMI.  En su último informe, revisa todos sus datos sobre el crecimiento económico global a la baja, levantando sus manos sobre lo que viene, después del fracaso comprobado de todos los instrumentos de política monetaria "ortodoxos" y "heterodoxos" a los que han recurrido internacionalmente bancos centrales, estados e instituciones internacionales, desde hace más de diez años, para detener la crisis financiera mundial tras el colapso de Lehman Brothers en 2008.

A pesar de las tasas de interés reducidas, casi nulas o incluso negativas, a pesar de los "paquetes de estímulo" (stimulus packages) y la "flexibilización cuantitativa" (quantitative easing), a pesar de los ríos de liquidez, y a pesar de la "austeridad" bárbara de un neoliberalismo zombi que los destruye, juntos el pueblo de Grecia y la economía mundial se hunden en la Gran Depresión, "o como lo llaman", recordó hace unos días Larry Summers, "agujero negro, lo que perpetúa el estancamiento (secular stagnation) o Japanitification" [Japanification le llaman a la situación en cual se encontra Japón, que ha existido por décadas con un crecimiento hinchado y tendencias deflacionarias a pesar de las inyecciones de reavivamiento sucesivas, desesperadas y fuertes]

Los ríos de liquidez se canalizaron no hacia la producción, sino hacia actividades especulativas en el ámbito financiero, dando como resultado nuevas burbujas, incluso más masivas que las que llevaron a la crisis global en 2007/08. Se han acumulado nuevas montañas de deuda en los bancos ya cargados de "préstamos rojos", en empresas, en los estados (por ejemplo, en los memorandos de entendimiento en Grecia  y en la Argentina de Macri).

Enfrentados a la amenaza de una crisis violenta, los bancos centrales, con la Fed de EE. UU. en primer lugar y desde hace mucho tiempo, han comenzado a tomar o planificar medidas de ajuste de liquidez a medida que aumentan las tasas de interés y la finalización de la flexibilización cuantitativa.

Sin embargo, el intento de revertir la política monetaria "floja" de diez años que se ha denominado "retorno a la normalidad" y el aumento de las tasas de interés, en primer lugar en los Estados Unidos, como se hizo evidente en 2018, ha tenido resultados desastrosos. Los mercados bursátiles se desplomaron, así como países capitalistas desarrollados y emergentes (Argentina, Turquía, Sudáfrica, etc.), las guerras comerciales y monetarias entre Estados Unidos, China y Europa aumentaron, causando una recesión en la propia locomotora industrial de la UE, Alemania, pero también por quiebras y despidos masivos en los cuatro estados del medio oeste de EE. UU. que le dieron a Trump la victoria electoral de 2016.

Los bancos centrales, con el de EEUU primero de nuevo, hicieron un cambio completo, revirtiendo la inversión de la política monetaria. Las tasas de interés se mantuvieron en el punto más bajo y la Reserva Federal de Estados Unidos, por primera vez desde la crisis de 2007, en julio de 2019 bajó las tasas de interés, anunciando el caos de agosto y el "verano del terror ".

En la reunión anual crucial de los jefes de los bancos centrales en Jackson Hole, a fines de agosto de 2019, todos ellos, desde el Americano Powell de la Fed hasta Draghi del BCE, y desde el jefe del Banco de Inglaterra hasta el de Australia, de una u otra forma, han reconocido que ninguna política monetaria puede dar salida la crisis global y al empeoramiento de la nueva Gran Depresión . ¡Inmediatamente, en su favorito tweeter, Trump, con sus ojos sonrojados pegados a la boleta electoral de 2020, llamó a Powell el " enemigo de Estados Unidos "!

La "vuelta a la normalidad " (o, al mismo tiempo, la "salida de Memorandum  y la apertura de los mercados" de Tsipras o el escandaloso "crecimiento del 4%" prometido por el incapaz neoliberal Mitsotakis), la "luz que mira al borde del túnel" es una falacia.  La crisis de la década está demostrando ser la luz del tren que se dirige hacia un nuevo conflicto con su capitalismo lisiado y sus gobiernos  burgueses  y antipopulares. 

Mundo al revés          
           
Su terror ante el agravamiento de la recesión, el tren que entra, adquiere muchas expresiones económicas, aparentemente escandalosas.

Es característico que un tercio del mercado mundial de bonos, unos $ 18 billones, tenga un mal desempeño o que los acreedores estén prestando (por ejemplo, Dinamarca), o que los bancos estén haciendo depósitos a tasas de interés negativas o buscando refugio en oro. En su artículo principal del 17 de agosto, el Financial Times , titulado "Un mundo al revés para depositantes y prestatarios " (An upside down world for savers and borrowers), habla de la imagen completamente irracional del mundo capitalista y del fracaso de las medidas de política monetaria.

En pocas palabras, lo que está sucediendo es que todos ven que perderán, pero prefieren perder ahora menos que mucho o todo lo que corren el riesgo de perder, en el próximo período.

Todos se están preparando para el choque, pero todos, especialmente la Unión Europea, están descubriendo que no están preparados.

Pero, ¿por qué la manifestación del desastre, "la luz en el borde del túnel", se consideró, y no solo por razones demagógicas, como un "retorno a la normalidad"? ¿Por qué la falacia  tomó las dimensiones de Hybris? Pero precisamente, como lo ha explicado Marx, debido a la monstruosa expansión del capital ficticio, al empeoramiento de la economía global de la deuda, las ilusiones fetichistas están ganando.

 Vivimos en un mundo objetivamente volcado donde las relaciones entre las personas se presentan como relaciones entre las cosas. El "mundo volcado" de hoy, hablado por el intérprete de la  CIty de Londres, expresa inmensamente el mundo capitalista de los fantasmas.

Argentina

 Un ejemplo típico de la falacia que lidera, como en la antigua tragedia, en Hybris, la fantástica manía de Atis y la devastadora Némesis, fue el presidente derechista y protegido de Trump, el Macri argentino, quien, por el camino de mil globos, cuando fue elegido en el 2015 (el año del "discurso electoral" de Tsipras y la supuesta "normalización de la crisis de la eurozona) no solo celebró la "salida a los mercados" sino que también emitiera un bono a ... ¡100 años! Pero al final, un pequeño salmo: es 2018, el peso se ha derrumbado y Macri con su cola, revoloteó al FMI para obtener el préstamo más grande en la historia de esta institución internacional liderada por Estados Unidos, inicialmente 50 y luego 7; un total de 57 mil millones de dólares estadounidenses. Obtuvo el préstamo gigantesco, con la intervención personal de Trump sobre Lagarde, porque el presidente de EE. UU. estaba asustado y temeroso de las consecuencias de la bancarrota de Argentina en Estados Unidos, y especialmente en su sector financiero. El préstamo, como siempre, estuvo vinculado a medidas de austeridad que empujaron a millones de personas a la miseria, lo que resultó para el 2019 que Macri cayera en picada en las primarias y la crisis financiera anterior se convirtiera en una crisis política de primer nivel en Argentina, la novena bancarrota de la segunda economía más grande de América Latina y la perspectiva de un nuevo Argentinazo, un levantamiento popular que superará el de 2001.

No solo el gobierno de Macri y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires se reunieron el lunes negro de agosto. El lamentable fracaso del FMI con sus préstamos para salvar al elector de Washington sella el propio fracaso del FMI como mecanismo de subordinación social y dominación política en nombre del capital estadounidense e internacional.

También fue un comentario sarcástico de un lector de Finacial Times después del Black Monday: “Christine Lagarde, después de llevar a Argentina a su novena bancarrota estatal, ahora viene a Europa para convertirse en jefe del Banco Central Europeo y proclamar la. bancarrota oficial de Grecia"

La relación dialéctica entre política y economía, la crisis capitalista global y las luchas de clases transnacionales y nacionales se encarna en la Argentina actual, mostrando las consecuencias políticas del choque global que ya se avecina.

 Las catástrofes del 11 de agosto y del "Lunes Negro" no se tratan solo de Macri o su amigo y aliado fascista Bolsonaro de Brasil. Se trata del propio Trump, el presidente, el líder mundial y su campaña para imponer el orden y la ley estadounidenses a la derecha y la extrema derecha con golpes de estado y trampas electorales, maniobras en América Latina, comenzando con Venezuela continuando Brasil y Argentina. El fracaso actual del plan imperialista estadounidense también es evidente con implicaciones internacionales, incluso denunciando a los de la izquierda que afirmaron que " con la victoria [electoral] de Bolsonaro  es claro que la iniciativa estratégica pertenece a la burguesía".

En estos desarrollos también debemos mirar la fuente de la crisis política aguda dentro de la izquierda revolucionaria argentina y el Partido Obrero, el hermano partido del EEK en Argentina. Agosto de 2019 realmente demuestra ser el mes más difícil en el país distinguido del capitalismo mundial, marcando un nuevo salto cualitativo. El empeoramiento de la crisis mundial con todos sus espasmos y zigzags, el nuevo choque internacional afecta a todas las clases, a todas las fuerzas sociales y políticas, en todo el mundo y en todos los países.

El mundo al revés del capital antepone a la clase obrera, la vanguardia revolucionaria comunista transnacional, a todos los oprimidos con el mayor desafío: derrocarlo con la revolución social , antes de enterrarnos en sus ruinas.

 B ¿Bretton Woods II o Caos?

Antes de agosto 2019 fue precedido por otro en agosto-estación: el de 1971, cuando Nixon puso fin a la convertibilidad fija de dólares estadounidenses en oro, la base monetaria de los Acuerdos keynesianas de Bretton Woods en 1944 y la expansión capitalista de la posguerra, terminando y demoliendo todo el orden internacional de posguerra.

Las lecciones de Bretton Woods y su inquietante final, ese distante agosto de 1971, recuperan relevancia en el actual agosto de 2019 y el "verano del terror".

 Bretton Woods 1944-1971

  Los Acuerdos de 1944 no fueron un truco de política monetaria que permitió mágicamente el boom capitalista de la posguerra. Los famosas Treinta Años, los Trente Glorieuses estaban  interrelacionados con los acuerdos geopolíticos de Yalta y Potsdam entre Churchill, Roosevelt y Stalin sobre la partición de Europa, tenían un propósito clave en el flujo de fondos estadounidenses para sobreponerse y evitar una revolución europea emergente. en el continente arruinado y  con movimientos europeos antifascistas masivos  Sería imposible lograr esto si el capitalismo continuara implementando la política económica que colapsó en el derrumbe de 1929, con la tragedia que siguió. Por lo tanto, se estableció un marco internacional keynesiano de beneficios para la clase trabajadora basado en la conversión constante del dólar estadounidense en oro.

El nuevo sistema monetario fue posible no de manera arbitraria. Estados Unidos tenía dos tercios de las reservas mundiales de oro en sus tesorerías, y como la superpotencia capitalista más grande ya no se impuso a la posición indiscutible de la hegemonía imperialista mundial, después del declive de Gran Bretaña,  liderazgo de la OTAN y la Guerra Fría contra la Union Sovietica, la barrera más fuerte al "peligro comunista".

Al mismo tiempo, sin embargo, todo el contexto de Bretton Woods fue socavado por las contradicciones internas del capital. La conversión constante del dólar a oro, a $ 35 la onza, podría, de manera temporal, basarse en el liderazgo financiero de Estados Unidos, la gran cantidad de activos y los excedentes de oro en Fort Knox. Pero instituyó una identificación ficticia, y por lo tanto efímera, de una moneda nacional, un símbolo del dinero, con el equivalente universal, el oro como dinero.

En otras palabras, en términos del Capital de Marx, la contradicción entre la forma monetaria del valor y el valor que cristaliza como trabajo humano abstracto ha sido llevada a sus límites extremos. La moneda como símbolo del dinero se identificó con el dinero simbolizado y la forma monetaria de valor con valor, cortando e ignorando todas las mediaciones dialécticas necesarias entre ellos que sacaron a la luz la crítica catalítica de Marx de la economía política.

Una ignorancia o negación similar de las mediaciones dialécticas y la ley del valor se han vuelto viejas y continúan siendo hechas hoy por todas las variantes "ortodoxas" y "no ortodoxas" del pensamiento económico urbano: keynesianos, neokeynesianos, postkeynesianos, los post neoliberales, la escuela Minsky, para los partidarios de la teoría monetaria moderna y para aquellos que fetichizan la política monetaria como el problema central o la solución mágica al problema de la crisis capitalista.

Pero ya en 1944, el establecimiento de una relación ficticia y mediada entre el dólar y el oro en Bretton Woods expresó el hecho de que era históricamente imposible volver al antiguo patrón oro (Gold Standard) que había estado en bancarrota en 1929 y provocó la gran depresión de la década de 1930. Era una suposición y adaptación indirecta, práctica y objetiva del  agotamiento de la ley del valor  y que la forma del valor, el principio regulador del modo de producción capitalista, tenía que ser superado.

Bajo la superficie del boom capitalista de la posguerra, bajo Bretton Woods, todas las contradicciones internas del capital estaban en funcionamiento y agudizándose. La identificación ficticia del dólar-oro manifestó el declive de la ley del valor, la naturaleza misma de nuestro tiempo como una era de declive capitalista imperialista y transición (no lineal) al comunismo humano universal.

Acumuladas, expandiéndose internacionalmente, agudizándose, las contradicciones internas del capital se manifestaron en episodios críticos cada vez mayores (por ejemplo, la crisis del oro de marzo de 1968) y en contradicciones externas-competiciones en la economía global (ver De Gaulle Francia). El manto común anticomunista de la Guerra Fría era cada vez más difícil de cubrir. Eventualmente, todo el edificio colapsará en agosto de 1971 y la crisis mundial estallará con una inflación implacable, recesiones económicas, terremotos políticos, la Guerra de Yom Kippur de 1973, el aumento de 4 veces en los precios del petróleo, la recesión global.

 De la década roja al los años de  invierno

Antes de que estallara la crisis, durante los choques, después del colapso de 1971, la marea roja de mayo del 68, el otoño italiano, la Revolución Cultural en China, la revolución de las mareas de la 'década roja' se extendería por todo el planeta. movilizaciones contra la guerra para Vietnam, la victoria histórica de la Revolución vietnamita contra el imperialismo estadounidense, el surgimiento de movimientos armados de liberación popular en Oriente Medio, Asia, África y América Latina, Portugal y el levantamiento Politécnico y la caída de las dictaduras en el sur de Europa, la victoria de los sandinistas en Nicaragua, el triunfo de la revolución iraní contra el régimen del Sha y la América imperialista  con  todos sus aliados  en Medio Oriente.

El papel reaccionario de las burocracias hegemónicas, aún reformistas y estalinistas dentro del movimiento obrero y la inmadurez de las organizaciones revolucionarias detuvieron la marea, seguida por la marea baja del movimiento revolucionario y los "años de Invierno "  (Félix Guattari)  desde la década de 1980

El vacío político, la falta y la crisis del liderazgo revolucionario del proletariado mundial, ha utilizado el capital para lanzar su propio contraataque económico-político a escala global.

Esa fue la base que tenía la estrategia económica imperialista del llamado "neoliberalismo" y la globalización financiera iniciada por Thatcher en Bretaña y la América de Reagan, para imponerse más o menos en todas partes, a expensas de la economía de los pueblos, con la economía mundial del FMI

En estos contextos internacionales, todas las contradicciones internas no resueltas de la Unión Soviética y el "socialismo existencial" burocrático culminaron en la implosión de la URSS y Europa del Este, el colapso, el retorno contrarrevolucionario al capitalismo de la propia burocracia del partido del estado.

 El fin del "fin de la historia"

 Pero los capitalistas tenían prisa por triunfar sobre la "victoria final y definitiva " de su sistema y el "fin del comunismo, de las revoluciones, de la historia misma". La negación histórica e incuestionable se produjo con la crisis capitalista mundial sin precedentes de 2007/08, la bancarrota del neoliberalismo como estrategia económica, esta vez el impulso de la globalización capitalista financiera.

Un sistema social en su agotamiento y decadencia histórica no logra resolver sus contradicciones internas, las reproduce a mayor escala, las exacerba, las "globaliza". Hasta ahora, el imperialismo de América, la UE y la OTAN no han explotado el proceso mismo de restauración en el Este para que su soberanía colonice el antiguo espacio soviético y China. De este estancamiento de contradicciones internas del capital surgen sus contradicciones externas, las competencias con la UE y hoy principalmente con China y Rusia, donde, a su vez, surgen nuevos obstáculos, distorsiones, contradicciones, impases en el proceso de restauración capitalista. e integración en el mercado mundial.

 Ahora es obvio que China padece, en 2018-19, de la mayor desaceleración en el crecimiento económico después de décadas. No puede, incluso si quisiera, desempeñar su papel relativamente "estabilizador" en la inestable economía y mercado capitalistas mundiales, como lo ha hecho en el pasado, después del colapso asiático de 1997 y su entrada en la Organización Mundial del Comercio en 2001 o con los paquetes para revitalizar su economía y aumentar la demanda de materias primas después del colapso mundial de 2008.

El "verano del terror", el caluroso pero tormentoso agosto de 2019, la crisis mundial en un nuevo salto cualitativo, no comenzó principalmente con la esfera monetaria o financiera, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, su escalada a la guerra monetaria, o el fracaso de una u otra política monetaria en la última década. Más bien, deben abordarse profundizando en la fuente histórica y material de la que se originan todas estas manifestaciones derivadas de la crisis universal, estructural y sistémica del capitalismo.

Por supuesto, todos los nuevos fenómenos deben analizarse cuidadosa y minuciosamente, sin formas prefabricadas: el fracaso de la intervención monetaria después de Lehman Brothers, las nuevas tormentas del mercado de valores, los shocks de Argentina, el Brexit y la UE, el comercio y la moneda, guerras, el conflicto EE. UU./China y OTAN/Rusia, la tendencia hacia las guerras imperialistas, el autoritarismo estatal, el fascismo o también nuevas movilizaciones de las masas, levantamientos populares y nuevos movimientos (como los "Chaquetas amarillas" ), el joven ciclo de revoluciones después de la violenta represión de la Primavera Árabe (Sudán, Argelia), etc. Pero el estudio de las manifestaciones de la crisis debe investigar y encontrar las mediaciones con el desarrollo de contradicciones totales del capital, descubriendo a sí mismos las fuerzas impulsoras de la crisis global, su desarrollo desigual y combinado, su peculiaridad históricamente única en cualquier momento, período y estación en particular.

 "La barrera real de la producción capitalista", escribió Marx, "es el propio capital", la contradicción entre "una producción que sólo es para el capital" y las exigencias más profundas " una expansión  sin obstáculos del proceso de la vida [erweiternde Gestaltung des Lebensprozesses] sobre la sociedad de productores […] ”( Das Kapital III, Kapitel XV, Dietz Verlag Berlin 1973 p.260, énfasis en el original).

Pero, ¿cómo se convierte el capital en una barrera para sí mismo en la avanzada era del declive capitalista, en la fase de la globalización financiera tardía y su inicio en 2007? ¿Cómo se desarrolla la contradicción del capitalismo en declive con las "demandas más profundas de una expansión sin obstáculos del proceso de la vida" que impulsan movimientos de masas heterogéneos sin precedentes, como las movilizaciones gigantes de mujeres en Argentina y Brasil o los "Amarillos" y ahora "Chalecos Negros" en Francia o movilizándose contra el desastre climático? ¿Cuál es la presencia y el papel de la clase trabajadora en los movimientos populares de masas? ¿Cuáles son, en última instancia, las tareas políticas de una vanguardia militante, organizada y revolucionaria? ¿Quién no quiere y no debe ser separado de los movimientos de masas, sin disolverse en confusión, ilusión, las limitaciones de estos movimientos, sin autorreferencialidad sectaria y sin movimientos apolíticos estériles?

Estas y muchas otras preguntas urgentes y abiertas permanecerán sin respuesta sin un enfoque marxista exhaustivo, colectivo y no dogmático, abierto a todas las corrientes de emancipación humana universal.

Después del aparente fracaso para resolver la crisis mundial de diez años, y a medida que avanza su nuevo salto, la pregunta se vuelve tan urgente como siempre: ¿qué le está sucediendo exactamente al mundo en ruinas en este momento histórico particular y, sobre todo, qué va a suceder? ¿Cuál es la perspectiva? 

Los banqueros centrales y los cerebros financieros de las clases dominantes del norte imperialista, en su reunión de este año en Jackson Hole, en este cálido y tormentoso agosto de 2019, el mes más difícil , se centraron en discutir la política monetaria, su ineficiencia. Draghi, que está preparando un nuevo paquete de flexibilización cuantitativa antes de dejar su puesto en el BCE en octubre, había dicho a principios de este año: "Estamos en una habitación lúgubre y estamos dando pequeños pasos " ( We are in a dark room and we can move only by small steps). No podría haber una confesión más clara de la falta de estrategia.

Se habló mucho este verano sobre las fortunas del marco comercial-monetario que llamaron (erróneamente) Bretton Woods II.

En agosto de 1971, el edificio keynesiano de Bretton Woods se derrumbó definitiva e irrevocablemente, a través de sus intolerables contradicciones. Pero la hegemonía del dólar estadounidense como moneda internacional en todas las transacciones y como reserva internacional permaneció indiscutible , ya que Estados Unidos siguió siendo el centro más poderoso y hegemónico del capitalismo mundial con su capacidad de consumo para ser una máquina económica gigante.

Por lo tanto, ha desarrollado un vínculo cada vez más parasitario entre Estados Unidos con enormes déficits y deudas y el resto del mundo. Esta interconexión surgió lentamente de las ruinas del orden de las cosas de la posguerra y estalló en las décadas de la globalización capitalista.

 "... a través de la amarga experiencia, las economías emergentes han aprendido que para protegerse contra los efectos de [la omnipotencia del dólar], han tenido que acumular grandes existencias de dólares, que comenzaron a ser gigantes en la década de 1990 y alcanzaron su punto máximo en 2014. En los mercados emergentes lo mantuvieron sobrevaluado y mejoraron la competitividad de las exportaciones de los mercados emergentes. Estados Unidos comenzó a acumular grandes y persistentes déficit en cuenta corriente. En otras palabras, su consumo excesivo se financió mediante préstamos del mundo emergente que invirtió sus dólares en papel estadounidense. Este flujo de caja de economías que acumularon reservas, con China primero, a Estados Unidos, y de consumidores estadounidenses a países que acumularon reservas , fue designado como Bretton Woods II ”( Economist 17-23 de agosto de 2019, p. 59)

El nombre es engañoso ya que este marco de interconexión no tiene nada que ver con el keynesianismo, como Bretton Woods de 1944-1971. En cambio, se desarrolla en condiciones de anti- Keynesianismo neoliberal, el dominio del capital globalizado, la "austeridad" de los trabajadores en el norte y el saqueo de los pueblos y recursos en el sur.

La dominación mundial del dólar estadounidense se ha fortalecido aún más a escala mundial en la última década, después de la crisis mundial de 2007-08. Mientras que en los EE. UU. representa solo el 15% del PIB mundial y el 10% del comercio mundial, el dólar estadounidense se utiliza como un medio para comerciar en el 50% del comercio mundial, con dos tercios de la deuda externa de los países emergentes que representan dos tercios de las reservas gubernamentales. Divisas (Economist , 31 de agosto-6 de septiembre de 2019, p. 59)

Al mismo tiempo, sin embargo, todo el marco del flujo de caja y la interconexión de China y los "países emergentes" con el país sobreendeudado y deficitario Estados Unidos, el líder mundial, se está probando y agrietando. Pero con el cambio radical de las elecciones de Trump, el cuestionamiento, la abolición o la revisión de todos los acuerdos internacionales transnacionales por parte de EE. UU., el aumento del proteccionismo, la intensificación del comercio y la guerra monetaria contra Alemania y la UE, pero en primer lugar contra China, la segunda superpotencia económica en ascenso, el falso "Bretton Woods II" se derrumba, para ser impuesto por la fuerza bajo presión económica, chantaje o incluso guerra, bajo nuevos términos por la hegemonía imperialista estadounidense en el mundo, con la línea "America First".

Pero así es como el caos se está extendiendo por todas partes, en el resto del mundo, pero también en los Estados Unidos.

Trotsky había analizado anteriormente (ver Europe and American 1926, War and Fourth International 1934 etc.) que Estados Unidos estaba obligado a mantener su equilibrio interno mediante la imposición de un equilibrio internacional. Pero así "reúne la dinamita de todas las contradicciones internacionales en sus fundamentos".

Sì la América capitalista en ascenso después de la Primera Guerra Mundial, y su establecimiento indiscutible en la hegemonía imperialista mundial después de la Segunda Guerra Mundial, exige una intervención inequívoca o encubierta para apoyar su lucha interna. Pax Americana, ahora la vemos haciendo todo lo contrario. Se está moviendo, al menos desde una parte de su clase dominante y representando a Trump, para alterar cualquier equilibrio en el mundo: en Asia y el Pacífico, en Europa, en el Medio Oriente, en el Mediterráneo y en los Balcanes, en América Latina. Desde la imposición de una Pax Americana, la línea actual "América Primero” significa "América contra el resto" , Bellum contra Omnes, “Nuevo orden” a través del caos. Una utopía reaccionaria o, mejor aún, una distopía catastrófica y autodestructiva.

El furioso y arrogante nacionalismo económico de la capital estadounidense representado por la extrema derecha Trump, la exigencia de esclavizar o derrocar a cualquier adversario y competidor, expresa no solo la primacía de Estados Unidos sino también su inimitable declive .

Estados Unidos como el punto más alto de crecimiento que el capitalismo mundial ha alcanzado históricamente no es solo su gobernante y centro. Es a la vez el centro de la crisis capitalista global y la expresión extrema del declive histórico del capitalismo mundial como sistema social y modo de producción.

El único sucesor de la América imperialista en la primacía, como predijo Trotsky, puede no ser otra superpotencia en ascenso (ni China, por supuesto) sino el comunismo mundial. Pero ese también será el final de cualquier "primacía" nacional sobre las otras, la desaparición de toda relación de soberanía humana por parte del hombre.

 El mundo capitalista, con sus guerras comerciales y monetarias, parece estar nuevamente fragmentado por los nacionalismos económicos, dividido en bloques competidores que erigen muros arancelarios protectores y atraviesan rondas de devaluaciones competitivas de la moneda, como en la sombría década de 1930.

Sin embargo, ahora existe una gran diferencia con respecto a la década de 1930: la globalización capitalista, que precedió al período 1980-2008, ha instituido la libre circulación de capitales a nivel internacional , lo que resulta en una crisis monetaria o depreciación que no mejora la competitividad de un país o un bloque de países, ya que causa directamente una fuga de capitales a gran escala, arruinando al país mismo (¡Argentina!) y causando trastornos internacionales terribles, a menudo incontrolables. En otras palabras, siembra el caos y lo empeora.

Es la interconexión internacional más profunda de la economía mundial en sí la que está causando la ruptura de los eslabones  nacionales de la cadena internacional, y la de la cadena misma . En esa dialéctica creciente de interacción e interpentración,  “εναντιοδρομία” enantiodromia, diría Heráclito, internacional y nacional, la interconexión internacional, un punto de desarrollo histórico de no retorno ahora, es dominante .

La crisis, la ruptura o la desintegración de las relaciones de intercambio entre Estados Unidos y China y los países "emergentes", el colapso del falso "Bretton Woods II" no es la fuente principal, la piedra angular sino una consecuencia de la crisis global que a su vez lo agrava La contradicción fundamental y decisiva, después de todo, no radica en las relaciones de intercambio sino en las relaciones de producción capitalistas (y el estado-nación que las protege y promueve) y que están en conflicto extremo con el  carácter mundial de las modernas fuerzas sociales productivas del trabajo. El metabolismo social humano/natural (Stoffwechsel) se asfixia como nunca antes en su forma de organización capitalista fosilizada históricamente obsoleta, o incluso destructora (¡Amazonas!)

El modo de producción capitalista ha entrado en conflicto con las demandas de la vida misma.

El choque se intensificará hasta la próxima temporada en todo el mundo, en Europa,  en los Balcanes, en Grecia y el Medio Oriente. Preparación, programa, organización requerida. Y no hay tiempo que perder.

Para una "expansión” sin trabas del proceso de la vida, libre e incondicional", "erweiternde Gestaltung des Lebensprozesses", como escribió Marx, requiere el acto histórico de cambiar el mundo con la revolución socialista global bajo la bandera de un Internacional revolucionaria, una Cuarta Internacional renacida que completará el trabajo de octubre de 1917.

No es un deseo, no es una utopía abstracta. Es el requisito más urgente y profundo de la vida misma.

Agosto de 2019 - 5 de septiembre de 2019