Opción Obrera es la sección venezolana de la CRCI (Coordinadora por la Refundación de la IV Internacional)

Propulsamos el desarrollo de una política proletaria al seno de los trabajadores tras su independencia de clase y una organización de lucha para su liberación de la explotación e instaurar El Gobierno de los Trabajadores, primer paso hacia el socialismo.

Ante la bancarrota capitalista mundial nuestra propuesta es que:


¡¡LOS CAPITALISTAS DEBEN PAGAR LA CRISIS!
¡LOS TRABAJADORES DEBEN TOMAR EL PODER!



Comunícate con nosotros por los siguientes buzones de correo:

info@opcionobrera.org
opcionobrera@yahoo.com
opcionobrera@hotmail.com





jueves, 21 de marzo de 2019

Luego del sabotaje al Sistema Eléctrico Nacional


Luego del sabotaje al Sistema Eléctrico Nacional 
Un acto terrorista del imperialismo yanqui, ¿cómo respondemos?



Balance y propuesta desde la Plataforma Revolucionaria de Lucha Aragua

El apagón de casi toda Venezuela, producido por un ataque artero del gobierno de EEUU al sistema central de control de las hidroeléctricas del río Caroní, Guri, Caruachi y Macagua, y al Sistema Interconectado del Servicio Eléctrico Nacional, SEN, es un atentado criminal contra todo el país del cual aún no se cuantifican los daños ni sus consecuencias.

El gobierno admite que el 80% de la generación y distribución eléctrica se sustenta en las hidroeléctricas del Caroní. El ataque cibernético consigue al SEN con un parque termoeléctrico complementario y alternativo inoperante, en estado de parálisis por falta de mantenimiento: reparaciones, repuestos, combustibles, inversiones, personal técnico capaz; y del cual es totalmente responsable el gobierno desde hace tiempo.

El gobierno en su ineptitud no tenía una respuesta para siquiera evitar o disminuir los daños, su móvil o prioridad es mantenerse en el poder a costa de nuestro sacrificio. El castigo a los causantes de tan bestial ataque es lo menos que el gobierno considera, sea bien por su debilidad o por su cobardía, no enfrenta o no quiere molestar más a su enemigo. Planteamos que sus autores intelectuales y materiales deben pagar por lo que hicieron y en ese sentido hay que asumir una campaña para que se concrete.

Es evidente y lamentable que el daño realizado a la población venezolana es irreparable, así como a la economía del país, sobre todo a la industria, lo que implica menos producción y mayor desempleo. La privación de electricidad se juntó a la falta de agua, que ya existía y se agudizó, y a la falta de gas doméstico, en un contexto donde la adquisición de alimentos es cada vez más costosa y difícil. Las pérdidas significan una catástrofe nacional semejante a una tragedia por un fenómeno mayúsculo de la naturaleza.

La corrupción, ya de por sí abrumadora, se acentuó durante la crisis, y luego de superada ésta es aún mayor. Es patético el caso de los llenaderos del gobierno para la adquisición del gas y recargar una bombona. Bajo el mejor estilo gansteril que va desde el máximo jefe hasta el que opera el servicio, el cobro de la coima se incrementa día a día.

No menos importante es ya la práctica usual del robo descarado de cables de electricidad y de telefonía, donde la complicidad por parte de las instituciones respectivas –en el mejor de los casos miran para otro lado–, es la única manera de llevarlos a cabo: conocimiento del sitio, del objetivo, equipos para llevarlo a cabo y luego cobrar para reponerlo en el mismo lugar o en otro. No tiene otro nombre que el de mafias organizadas dentro de Corpoelec y Cantv.

Un gobierno tímido frente al ataque imperialista

Mientras el gobierno emite una orden de desalojo a todo el personal criminal de la embajada de EEUU, en la misma misiva deja abierta la posibilidad de un diálogo a través de los canales adecuados a través de las ONU. La respuesta de los venezolanos, por el contrario, debe ser del mismo calibre con las que estamos siendo atacados: sanciones y confiscaciones, temporales o fijas al interior del país de todas las plantas e industrias de los países que nos confiscan cuentas, activos, recursos, el oro. Si ellos nos dan guerra nuestra respuesta ha de ser la guerra revolucionaria, las reformas fracasaron porque vienen por todo.

Con el cerco económico y la postración de la economía la solución para el gobierno, para sostenerse en el poder a costa del sacrificio y los costos que pagamos los trabajadores y el pueblo venezolano, más allá de conseguir un mejor arreglo o acomodo dentro de las condiciones de explotación, es la de seguir atado a las relaciones económicas capitalistas subordinadas al capital financiero, marco del cual nunca se intentó salir en estos 20 años de período histórico.

La defensa de Venezuela solo se puede apuntalar por parte nuestra con total autonomía, sin darle un voto de confianza al gobierno. Nuestra defensa del gobierno, en esta guerra revolucionaria contra el imperialismo yanqui, no implica algún apoyo a su gestión, de la cual es culpable ante el desastre de su administración. Tampoco es darle mayor poder al gobierno. En todo caso sería al revés, conseguir mayor poder o autonomía por parte nuestra, de los venezolanos y sus trabajadores, para reconstruir el país en su beneficio, no para hacerlo en el marco de la explotación y que se continúe como veníamos.

La debilidad del gobierno, indudable desde todo punto de vista, es respecto a la oposición de la derecha tradicional acicateada por el imperialismo. Para contrarrestarla tendría que afianzarse más en las masas, en particular en los trabajadores, pero a eso le tiene pavor. ¿Por qué? Porque entre ellos se trata de un reacomodo entre los capitalistas del país, los foráneos y los nacionales, los que surgieron protegidos por el ala del chavismo y los que tradicionalmente se aprovecharon de la renta petrolera desde antes de la cuarta república. Para con nosotros, los explotadores de cualquier signo pierden el chivo y el mecate, los medios de producción y sus relaciones sociales basadas en la explotación.

Ahora bien, sin que nos pregunten, o nos lo pidan, nuestro deber es fortalecer el campo nacional respecto a la ofensiva imperialista, y en ese sentido es necesario darle mayor sustento a eso que llaman poder popular, que no es más que tratar de sobrepasar algunas de nuestras penurias e incluir, es decir, continuar o no abandonar, la lucha por satisfacer nuestras más elementales necesidades.

No más sacrificios para los trabajadores

Nuestras propuestas económicas, para recuperar el país a favor de los trabajadores, no se deben abandonar sino fortalecer, de lo contrario, estamos favoreciendo rehabilitar a la economía dentro del marco del rentismo, es decir para que siga el parasitismo y la dependencia del país como productor de materias primas y comprador de todo lo que podamos importar, de acuerdo a nuestro rol en la división del mercado mundial capitalista.

Hay que proponer un plan concreto sobre los servicios mínimos y vitales. Para eso los compañeros, mujeres y hombres que tienen actividad en sus comunas son indispensables, para que lo debatamos y aprobemos en lo más inmediato posible.

Agua: potabilizar el agua, establecer tomas o llenaderos para la población donde no llega por tubería, bajo el control de las propias comunidades. Tener acceso permanente al agua potable debe ser la prioridad para las comunas y no para las embotelladoras y las fábricas que utilizan el líquido para hacer gaseosas, cervezas u otras bebidas no imprescindibles.

Electricidad: priorizar poner al día la operatividad al 100% del parque termoeléctrico en cada región. Hacer de conocimiento público su plan de mantenimiento, suministro de combustible y su interconexión con el Sistema Eléctrico Nacional. El funcionamiento del alumbrado público debe estar bajo control de las comunidades y comunas y no, como ocurre actualmente, de las alcaldías.

Insistimos como lo planteamos en nuestra declaración anterior: la salida política a la crisis tiene que ir acompañada con propuestas económicas para reactivar la producción en todos los sectores estratégicos esenciales y bajo el papel director que jueguen los trabajadores y el pueblo, totalmente en sentido opuesto a las que lleva a cabo el gobierno actual.

La planificación y su orientación para el desarrollo de la economía tiene que ser sustentada en:

1 Nacionalización y unificación de la banca.

2 Nacionalización del comercio exterior.

3 Nacionalización total de las empresas estratégicas sobre todo PDVSA, todas, incluidos los puntos 1 y 2, bajo control de los trabajadores elegidos en asambleas, con entrega de cuentas y revocables en todo momento, este control obrero debe tener acceso a los libros sobre la producción y sobre la administración.

4 El no pago de la deuda externa.

5 Salario mínimo vital de acuerdo a la canasta básica familiar, escala móvil de salarios y la contratación colectiva. 

Toda acción presupuestaria tiene que estar bajo este marco o conjunto de medidas macroeconómicas.

Plataforma Revolucionaria de Lucha Aragua 
20 de marzo de 2019


lunes, 4 de marzo de 2019

La Plataforma Revolucionaria de Lucha Aragua ante el golpe de Trump


La Plataforma Revolucionaria de Lucha Aragua ante el golpe de Trump y su títere Guaidó


Venezuela logró detener la arremetida paramilitar realizada principalmente a través de la frontera con Colombia, así como en la frontera con Brasil, comandada por el Departamento de Estado de los EEUU, sus ayudantes los presidentes lacayos latinoamericanos y su títere Guaidó.

Lo primero a destacar es que el golpe de Estado sigue en proceso, fracasó la provocación del intento del 23F, por ahora, pero sigue en pie como prioridad derrotar al golpe y continuar enfrentando toda posibilidad de invasión militar.

El recule momentáneo del plan dirigido por el grupo de Lima se debió a su falta de apoyo, no se sublevó ningún sector del país como ellos esperaban, hubo concentraciones de oposición a la asquerosa intervención gringa, se dieron movilizaciones y demostraciones de repudio en casi todo el mundo contra la invasión, el otro punto crucial fue la cohesión del ejército venezolano que continuó siendo garante del gobierno de Maduro, calcularon mal.

Es necesario derrotar al golpe de Estado

Sí bien Maduro es el principal responsable político por la situación actual, no se puede permitir que, a través de un golpe de Estado, Venezuela pase a manos del gobierno norteamericano, el más criminal del mundo, en ese sentido la prioridad inexcusable es la defensa del país, tenga el gobierno que sea, ningún gobierno extranjero va a venir a arreglar Venezuela sin anteponer sus intereses, no puede ser de otra manera.

Inclusive, la torta que ha puesto Maduro y su gabinete no nos exime de la defensa del gobierno nacional en contra del golpe de Estado y una intervención extranjera. Hay que definir el enemigo inmediato, esto no indica en ningún momento, abandonar nuestras luchas.

El nefasto papel de la seudo izquierda

Llamar a un golpe de Estado que promueve una invasión militar como injerencismo o intervencionismo es embellecer la situación, esto es criminal. Los oportunistas de todo tipo, acostumbran a no comprometerse o no tomar partido, no precisan las cosas, prefieren confundir, desviar, opacar la tentativa criminal del golpe cocinado por el Departamento de Estado norteamericano, le llaman populares a las movilizaciones dirigidas por fascistas pagos. Una movilización no solo depende de sus integrantes sino de su dirección y su objetivo real.

Acostumbrados a chupar de todas las situaciones, su fin es continuar colándose con quien   consideran el mejor postor, en este caso la derecha proimperialista y retrógrada, compartiendo escenarios, participando de sus movilizaciones o actos, acompañando a la vetusta burocracia sindical o a las nuevas organizaciones políticas de corte fascistoide, compartiendo banderas.  Son unos liquidadores que sabotean la orientación revolucionaria.

Pedir un referendo popular, elecciones libres, con organismos consensuados o acordados entre los golpistas y los que tienen al país arruinado, es una burla para los trabajadores, además es ingenuo pensar que estos dos bandos permitan una elección a gusto de la izquierda. La única posibilidad de una elección libre, es primero que todo, con cárcel para los golpistas.

Esta “izquierda” apoltronada siempre se cobijó bajo la sombra de la inmensa renta petrolera, que cubría o daba para casi todo, recogió de sus migajas, cuando no se pudo arrimar más o aprovechar de su sombra y le toca tomar una decisión concreta en la lucha de clases, mira para otro lado, lo que es funcional al bando golpista burgués.

Hablan en nombre de la democracia. ¿Cuál democracia? ¿La de los adecos y los copeyanos? O peor aún ¿La de sus herederos los grupos fascistas o la del PSUV? ¿O una mezcla de ambas? Esos son los elementos que existen, con sus leyes, constituciones, reglamentos, tribunales, jueces, policía y la GNB.

Es ridículo acudir al pueblo y pedir que ellos decidan, en nombre de una democracia real inexistente, cuando un golpe dirigido por el Departamento de Estado del gobierno Yanqui divide al país, promoviendo una guerra fratricida.

Un caso concreto es la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela, una respuesta organizativa nacida recientemente de las luchas legítimas de trabajadores de empresas e instituciones del Estado, sobre todo del sector salud y educación, quienes han revivido gremios tradicionales cuyos dirigentes pertenecen a la vieja burocracia sindical adeca copeyana, parte de la llamada izquierda comparte esta coordinación sin denunciar, ni luchar por desnudar y derrotar esa componenda de esos viejos burócratas ligados con los partidos políticos de la ultraderecha golpista y proimperialista.

Qué tipo de gobierno proponemos

La única posibilidad, para sacar de la situación de ruina total a la economía del país, tiene que ser a través de un gobierno de venezolanos no subordinados a intereses foráneos
.
Debemos luchar en la calle contra los problemas reales del país aprovechando las libertades democráticas posibles, y no enredar o tapar dichos problemas. Sabemos que la democracia que existe es de clases, sin embargo, peligra en estos momentos de golpe por una posible guerra intestina con ayuda de la derecha tradicional y una invasión militar.

La salida política a la crisis tiene que ir acompañada con propuestas económicas para reactivar la producción en todos los sectores estratégicos esenciales y opuesta a las que realiza el gobierno actual y a las proyectadas en el “plan país” del autoproclamado gobierno paralelo progringo, ambas van en contra de los trabajadores.

La planificación y su orientación para el desarrollo de la economía tiene que ser sustentada en:

1) Nacionalización y unificación de la banca. 2)Nacionalización del comercio exterior. 3)Nacionalización total de las empresas estratégicas sobre todo PDVSA, todas, incluidos los puntos 1 y 2, bajo control de los trabajadores elegidos en asambleas, con entrega de cuentas y revocables en todo momento, este control obrero debe tener acceso a los libros sobre la producción y sobre la administración. 4)El no pago de la deuda externa. 5)Salario mínimo vital de acuerdo a la canasta básica familiar, escala móvil de salarios y la contratación colectiva. Toda acción presupuestaria tiene que estar bajo este marco o conjunto de medidas macroeconómicas.

Tras 100 años de vivir parasitariamente de la renta petrolera, la crisis capitalista mundial hizo lo propio en Venezuela y fundió la economía, como consecuencia padecemos una quiebra histórica. Ahora bien, para salir de esta situación, estamos obligados a refundar al país, sentar nuevas bases para gobernar, por lo tanto, es imperativo revocar a los constituyentistas y forjar una Nueva Asamblea Constituyente Autónoma, Soberana y Plenipotenciaria, en lo absoluto parecida a las anteriores, por encima de todos los poderes, en particular el ejecutivo. 

Los delegados electos deben ocuparse a tiempo completo a esta asamblea, deben tener un salario igual al promedio de un trabajador calificado, así se garantiza que no es un privilegiado por el cargo. Todo aumento de salario debe ser para todos los trabajadores

No a la conciliación de clases

El gobierno por ahora llama a dialogar hasta con los golpistas, pretende mediante la conciliación o ahora llamado diálogo, entre mercaderes, negociar los recursos del país, y el principal son sus trabajadores, convertir a toda Venezuela en un “commoditie”. Eso es lo que buscan y eso es lo que tenemos que combatir.

Con elecciones, con asamblea nacional, con constitución o sin ellas, la única forma de romper los lazos con el imperialismo y su dominación es a través de la implementación de las propuestas mencionadas anteriormente. Esa es la base para producir buscando el desarrollo armónico e integral del país para satisfacer las necesidades de los trabajadores de la ciudad, del campo y de las comunas.

El eje central de la Plataforma Revolucionaria de Lucha Aragua, como izquierda auténtica, tiene como objetivo concreto el Socialismo, a pesar de la apropiación fraudulenta de ese término por parte del gobierno. Para lograr una vía hacia la liberación de la economía, superar los obstáculos y el despegue real del país, la única forma de ser soberanos, es haciéndonos dueños de los medios de producción y estableciendo un gobierno de los trabajadores.


domingo, 24 de febrero de 2019

Saludos revolucionarios desde Opción Obrera-Venezuela

En el centenario de la fundación de la Internacional Comunista la bandera del internacionalismo se eleva el 10 de Febrero en Estambul Turquía

Saludos revolucionarios desde Opción Obrera-Venezuela
a la conferencia titulada "Centenario de la Intenacional Comunista: De la Komintern al partido mundial del futuro"




Venezuela republicana, desde su independencia de España en 1821, vino a percibir la democracia recién en 1958, procedemos de una iniciativa nacida en Francia, en el Comite por la Refundación de la Cuarta Internacional (CORCI), a comienzos de los años 70 del siglo pasado, luego de la derrota del foquismo de los años 60, tras muchos años de obscurantismo, los trotskystas comenzamos a organizarnos. Opción Obrera nació de un compromiso en el 2004, en el nacimiento del Coordinadora por la Reconstrucción de IV internacional, la CRCI

La Comintern fue el partido de la revolución mundial, hoy a sus 100 años nos toca bajo las banderas de su continuidad reconstruir ese portento, sobre la base de la lucha de clases y sus puntos álgidos, en la cual, Venezuela en ruinas es uno de ellos, hoy aquí se juega el porvenir revolucionario y por ende el de Cuba y de América Latina.

Las tesis de Oriente sobre la cuestión nacional y colonial, de la Comintern, se enriquecen hoy con las páginas que se pueden escribir sobre Venezuela, para sacar sus enseñanzas. Superar el nacionalismo burgués pasa por disputarle las masas, cuando estamos amenazados con una invasión militar imperialista y una guerra intestina, sin embargo, la clase obrera venezolana no está derrotada, nosotros luchamos allí y con toda la debilidad, existimos e intervenimos siempre como una corriente que incorpora el internacionalismo proletario

En internacionalismo se expresa hoy en este acto en Turquía, los ojos del mundo capitalista tienen su vista puesta sobre Venezuela, que es un eslabón de la cadena a punto de reventar y la clase obrera debe agudizar los suyos a través de la reconstrucción de la internacional obrera.

Abajo el golpe imperialista Defendamos a Venezuela

¡Abajo el golpe imperialista! 

¡Defendamos a Venezuela contra el imperialismo y sus lacayos! 

¡Adelante por una solución de la clase trabajadora a la situación venezolana!

por RedMed 20 de febrero de 2019



Venezuela se enfrenta a un intento de golpe manipulado por el imperialismo. Los conspiradores de este golpe se preocupan poco en ocultarlo bajo una máscara democrática, la del reclamo constitucional de su títere Guadió y el “sufragio universal”. Este golpe es apoyado por gobiernos reaccionarios incluyendo los de América Latina, especialmente el portaestandarte fascista de Trump en el sur: Bolsonaro. ¡Nosotros los partidos y organizaciones que firmamos esta declaración, declaramos que estamos claramente en contra de este intento de golpe que trata de derrocar a Maduro y al gobierno venezolano!

En la actualidad, el pueblo venezolano está presionado por un bloqueo de carácter económico y político. Este bloqueo tiene el objetivo de forzar al pueblo venezolano a capitular frente al imperialismo y sus secuaces dentro y fuera del país. No se puede hablar de ejercicio de libre elección si el bloqueo continúa. La verdad es que se pone en práctica para usurpar la voluntad del pueblo. ¡Proclamamos la lucha contra el bloqueo económico y político del imperialismo contra Venezuela!

Repudiamos la escalada que se intenta nada menos que en nombre de la “democracia”, cuando es encabezada por el magnate yanqui que ha estado llevando a cabo una persecución implacable contra los inmigrantes, las minorías, las mujeres y sus derechos y que intenta reforzar el papel de los Estados Unidos como gendarme, destruyendo a los pueblos de todas las naciones del Medio Oriente y norte de África. Una ofensiva que es también encabezada por el tristemente célebre fascista brasileño, rodeado de militares, que llegó al poder después de la proscripción de Lula y luego de un golpe que depuso al gobierno de Dilma Rousseff.

Denunciamos la hipocresía y duplicidad de los promotores de esta escalada, que no tienen escrúpulos en sostener dictaduras sangrientas y aberrantes como la encabezada por el príncipe saudí Mohammed bin Salman, responsable del asesinato y desmembramiento de un periodista opuesto al régimen saudí en la embajada de ese país en Turquía.

El conflicto no es solo de carácter político y económico. El imperialismo también pone a Venezuela bajo amenaza militar. La posible agresión militar también podría involucrar a Cuba. ¡En caso de que tenga lugar en la forma de instalar un golpe militar, la iniciación de una sangrienta guerra civil o un asalto militar directo de EEUU y sus agentes locales, nos comprometemos a luchar contra cualquier tipo de intervención! ¡Defendemos Venezuela –y también Cuba– contra la ofensiva militar imperialista!

La situación en Venezuela está fuertemente ligada a la situación internacional. Con los EEUU gobernado por Trump, las guerras comerciales, especialmente contra China, sanciones contra Rusia y del retiro de los EEUU de los acuerdos por los misiles nucleares de alcance medio, las amenazas hacia Corea del Norte, el retiro de los EEUU del acuerdo nuclear con Irán y las olas de sanciones sucesivas puestas en marcha desde ese punto en adelante. Ahora, el imperialismo está nuevamente a la ofensiva, esta vez en Venezuela.

Este y otros desarrollos reaccionarios son contrarrestados por la agitación de la lucha de clases como se puede ver en el movimiento de los “chalecos amarillos y las rebeliones populares en una gran cantidad de otros países, ganando una importancia decisiva. El proletariado y las masas trabajadoras del mundo están dispuestos nuevamente a emprender grandes luchas en el polo opuesto de todas las tendencias hacia la barbarie que continuamente produce la crisis mundial.

¡Internacionalmente, estamos en un punto donde no hay una vía del medio en este planeta dividido por antagonismos de clases irreconciliables, donde la mayoría trabajadora es gobernada por un puñado de sanguijuelas explotadora! En la actualidad, la situación económica en Venezuela es de extrema gravedad. Su pueblo enfrenta una terrible miseria.

Venezuela recuperó el manejo soberano de sus recursos petroleros pero los monopolios imperialistas como la estadounidense Chevron, las europeas Total y Statoil continúan sus actividades de acuerdo con el gobierno. Las dos terceras partes de la economía del país están en manos del sector privado. La economía de mercado no ha perdido su posición dominante. Se ha impedido a la clase obrera organizarse independientemente y formar órganos de poder político, el país continúa siendo gobernado por una estructura política de burguesía parlamentaria. La economía, que ahora es bombardeada por las sanciones imperialistas es arrastrada al colapso por el sabotaje del sector privado desde adentro. El parlamento burgués se ha convertido en el cuartel general de los golpistas.

¡No hay vía del medio en Venezuela! ¡Es hundirse en las manos del imperialismo o salvarse a través de un gobierno de los trabajadores!

Advertimos que, si el intento de golpe resulta victorioso, Venezuela asistirá a un remate descomunal de sus riquezas mineras, la pérdida de importantes conquistas y la aplicación de los planes de austeridad y del FMI, como ha estado sucediendo en Grecia, Argentina y otros países sudamericanos, o sea nuevas penurias y privaciones.

Cualquier intento de llegar a un acuerdo con el imperialismo y el rechazo a romper con las bases capitalistas está condenado a un callejón sin salida. La única salida es repudiar la deuda externa, expropiar a los buques petroleros y poner la industria del petróleo bajo control de los trabajadores, expropiar la riqueza obtenida por la burguesía mediante el saqueo del país, un programa extensivo de nacionalizaciones sin ninguna compensación de para arrancar a el poder económico que ostentan los conspiradores y poner fin a la crisis que se manifiesta en hiperinflación, s bajos salarios, desempleo y una verdadera anarquía en el mercado. Se debe sostener todo tipo de auto organización de la clase obrera para asegurar su independencia política y organizativa ya sea en las fábricas y los lugares de trabajo o en los vecindarios urbanos y el ámbito rural. La clase obrera venezolana debería armarse contra el intento de golpe. Se deberían formar comités de soldados dentro de la tropa para sojuzgar cualquier intento de los oficiales militares de alinearse con el golpe imperialista. Ahora, ciertamente estas medidas solo pueden ser implementadas en Venezuela de forma completa y consistente por un gobierno de los trabajadores.

Llamamos a todos los partidos y movimientos de los trabajadores, socialistas y anti-imperialistas del mundo a unirse contra el intento de golpe imperialista en Venezuela, a organizar la solidaridad con el pueblo venezolano y dar un combate internacional para ayudar a los trabajadores venezolanos a llegar a una solución de clase a la crisis. Vencer al imperialismo pasa por la movilización de masas contra el complot imperialista, por asestar tantos golpes como sea posible a los imperialistas y sus secuaces en nuestros países y por la unidad socialista de América Latina.

Advertimos sobre la gravedad de la crisis humanitaria, pero nos oponemos a la propuesta imperialista de implementar ayuda de emergencia para infiltrar el país políticamente y convertir Venezuela en una colonia. Llamamos a los trabajadores, especialmente de América Latina a organizar una ayuda humanitaria bajo el control de las organizaciones obreras y representantes de los trabajadores electos en sus lugares de trabajo.

¡Larga vida al internacionalismo proletario!

DIP -Turkey
EEK -Greece
PO -Argentina
MTL -Finland
ROR -France
PT -Uruguay
OKP -Russia
RPK -Russia
Eszmelet -Hungary
Levica -Macedonia
Marks21 -Serbia
Fondazia Dokumentalni -Bulgaria
23 September -Bulgaria
Heqiqat -Azerbaijan



La conferencia titulada "Centenario de la Internacional Comunista: de la Comintern al Partido Mundial del Futuro", organizada por la  página web RedMed y el Centro Socialista Christian Rakovsky de los Balcanes  y presentada por el DIP (Partido de los Trabajadores Revolucionarios) en Estambul Turquía, se celebró con una multitud llena en el Teatro del Sonido Beyoglu en un ambiente entusiasta. La conferencia reunió a socialistas de Argentina, Grecia, Rusia, Francia, Bulgaria, Serbia, Azerbaiyán, Macedonia, Finlandia, Irán y , por supuesto, Turquía . Los trabajadores de HT Solar y Cargill denunciaron su lucha al comienzo de la conferencia.



lunes, 11 de febrero de 2019

La gran lección de Venezuela: no hay término medio.


La gran lección de Venezuela: no hay  término medio.

Este artículo es el editorial publicado en el número 113 del febrero 2019 del periódico Gerçek, órgano central del DIP (Partido Revolucionario de los Trabajadores de Turquía).



En Venezuela, el imperialismo estadounidense está tratando de derrocar a Maduro con un golpe de estado. Estados Unidos no solo dirige a su marioneta Guaidó detrás de la escena, sino que amenaza abiertamente a Venezuela con una agresión militar. El objetivo no es solo sobre Venezuela, sino doblegar en  América Latina, toda resistencia al imperialismo. La amenaza americana previene a Cuba y a algunos otros países. La característica común de estos países es que son una espina para el imperialismo en América Latina, que los considera su patio trasero. Las flores artificiales del patio trasero de los Estados Unidos son los líderes reaccionarios y colaboracionistas de Colombia, Argentina, Perú y Paraguay y sobre todo Bolsonaro en Brasil que representa una tendencia fascista.



Es de importancia capital comprender claramente lo que está ocurriendo en Venezuela. El títere Guaidó trata de convertirse en una fuente legítima por provenir del hecho de que él es el presidente de la Asamblea Nacional electa mediante el sufragio universal general. Sin embargo, se deslegitimó así mismo como también la AN, confiándose al imperialismo estadounidense y llamando al ejército venezolano para realizar un golpe apoyado por los EEUU. Hoy, Estados Unidos defiende a la marioneta Guaidó en nombre de la democracia, mientras, por muchos años han apoyado a sangrientos dictadores. Finalmente, defienden en el reino de Arabia Saudita al príncipe asesino, demostrando al hacerlo, que el sufragio universal no le importa en lo absoluto. La situación no cambia hoy en día.


Ayer Guaidó fue electo como miembro del parlamento. Hoy, es un golpista  que no representa al pueblo venezolano para nada. Guaidó es el príncipe Selman de Trump en las Américas. La situación es tan clara: ¡No hay camino intermedio entre Maduro y Guaidó en Venezuela! ¡No hay un camino intermedio entre la Asamblea Nacional y la Asamblea Nacional Constituyente!. La primera ha sido elegida por el sufragio general y la última por la participación  de representantes de los sectores sociales, además del sufragio universal  La Asamblea Nacional es golpista. La Asamblea Nacional Constituyente sigue siendo la única institución donde la voluntad del pueblo, más mal que bien, se manifiesta. El presidente legítimo de Venezuela es Maduro, aunque no es posible que le demos apoyo político de ninguna manera. ¡Somos incondicionales con Venezuela contra el imperialismo y sus títeres! Guaidó se vendió al imperialismo y ahora está colaborando con Trump para vender su país. Los que buscan un camino intermedio, tarde o temprano, caerán en el mismo frente con los lacayos conscientes del imperialismo.


Hoy, la situación económica de Venezuela es grave. Su pueblo está en la miseria. Pero no es como dice la máquina de propaganda imperialista, porque Maduro es un socialista. Por el contrario, el problema es que al igual que Chávez, Maduro no es un socialista. El petróleo se nacionalizó, pero los monopolios imperialistas como el norteamericano Chevron, los europeos Total y Statoil continúan sus actividades de acuerdo con el gobierno. Dos tercios de la economía del país están en manos del sector privado. La economía de mercado no ha perdido su posición dominante. La organización independiente de la clase obrera y la creación de órganos de poder político se impidieron y el país continuó siendo gobernado por una estructura política parlamentaria burguesa. La economía, ahora bombardeada por el imperialismo mediante las sanciones, se ve arrastrada hacia el colapso por sabotaje del sector privado interno. El parlamento burgués se ha convertido en sede de un golpe de estado. Esto se debe a que Chávez y Maduro, porque no eran socialistas, buscaron un camino intermedio entre el socialismo y el capitalismo, sus medidas nunca fueron hasta el final, llevado al país y sus movimientos políticos al abismo.


Hay innumerables lecciones para nosotros en Venezuela. Una vez más es fútil esperar democracia, libertad y derechos humanos por parte del imperialismo, estas son frases vacías. La Unión Europea, que nos ha prometido traer democracia, civilización y derechos humanos durante medio siglo, inmediatamente se puso del lado del golpe de Estado en Venezuela. El imperialismo europeo apoyó la dictadura proveniente del golpe del 12 de septiembre de  1980 en Turquía. Ese golpe aplastó a la clase obrera y debido a eso la Unión Europea  le ató una cadena al cuello a Turquía  a través de una Unión Aduanera. ¡Ni los EE.UU. ni la UE! ¡No hay término medio en relación con el imperialismo! La libertad se gana al derrotar al imperialismo. Turquía debe salir inmediatamente de la OTAN, todas las bases extranjeras deben estar cerradas, especialmente Incirlik.


En cualquier momento, Turquía vas a entrar en una importante crisis económica como la de Venezuela hoy. Y no podemos llegar a un acuerdo con el orden del capital que creó esta crisis. ¡También en la economía no hay un término medio entre la clase obrera y la burguesía! Todos los bancos deben ser nacionalizados y un solo banco estatal debe entrar al servicio de un plan económico en beneficio de los trabajadores. Todas las empresas industriales claves y todas las empresas privatizadas anteriormente, todas las instituciones educativas y de salud deben nacionalizarse bajo la supervisión de los trabajadores. Finalmente, el comercio exterior y el control de cambio de las divisas deben ser tomados en el control estatal.


Lo más importante es que el parlamento, elegido por los votos y tiene, entre otros jefes, terratenientes y usureros encadenados al despotismo de Erdog’an y del AKP, no puede resolver los problemas de los trabajadores. Por  pan y  libertad, refundaremos a Turquía con una Asamblea Constituyente sin cadenas, formada por los representantes del pueblo elegidos sin prohibiciones ni límites electorales. Una de dos: ¡destrucción bajo las manos del imperialismo y del despotismo o la liberación con el gobierno de los trabajadores!  ¡No hay el término medio, ni en Venezuela ni en Turquía! ¡No hay término medio en este planeta, dividido por irreconciliables antagonismos de clase,   donde la mayoría trabajadora está dominada por un puñado de explotadores chupa sangre!